• En marzo de este año, una de sus bombas provocó la detonación de un edificio en el que se encontraban civiles.
  • Y en abril, EEUU bombardeó una base militar siria (de Al Assad) en represalia por los supuestos ataques químicos que causaron la muerte de civiles sirios…
Funcionarios del gobierno de Estados Unidos reconocieron que al menos 105 civiles murieron en un ataque aéreo ordenado contra un objetivo del Estado Islámico en la ciudad iraquí de Mosul, informa Univisión. El Comando Central de Estados Unidos indicó en un comunicado que el ataque estaba dirigido contra dos francotiradores de Estado Islámico (EI) con "munición de precisión guiada". En el ataque aéreo fue detonada una carga explosiva que los terroristas habían dejado, lo que produjo que la edificación colapsara, dando muerte al centenar de personas que se encontraba en pisos inferiores. Según la investigación que llevó a cabo el Pentágono, la operación no hubiese podido predecir la presencia de civiles en la estructura antes de llevar a cabo el ataque. El análisis de lo ocurrido también determinó que la explosión que provocaron las bombas dejadas por los terroristas de Estado Islámico generó una onda expansiva más poderosa que la que hubiese provocado el ataque aéreo de EEUU. La bomba usada por Estados Unidos contenía 500 libras de explosivos y fue utilizada el pasado 17 de marzo en el marco de su ofensiva contra EI en esa ciudad iraquí, considerada el bastión más importante del grupo extremista, que busca establecer un califato en Irak y Siria. El general Matthew Isler, a cargo de la investigación, indicó que ni fuerzas iraquíes ni oficiales de EEUU que autorizaron el ataque aéreo sabían que habían civiles en esa edificación o que Estado Islámico había dejado explosivos en ese lugar. Se trata del incidente donde más civiles han muerto en Irak desde que se inició la campaña de ataques aéreos de EEUU contra EI en 2014, lo que representa un cuarto de los civiles que han muerto desde que empezó tal ofensiva. Cabe recordar que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenó en abril atacar una estratégica base aérea siria en respuesta al supuesto uso de armas químicas por parte del gobierno de Bashar al Asad. "Usando un agente nervioso mortal, al Asad ahogó la vida de hombres, mujeres y niños. Fue una muerte lenta y brutal, incluso hermosos bebés fueron cruelmente asesinados", agregó Trump  en referencia a la muerte de más de 80 personas por gas sarín en Khan Sheikhoun, en la provincia de Idlib. Andrés Velázquez [email protected]