• Los católicos de la ciudad están con su arzobispo, que ha hecho un llamamiento para que se suspendan los actos del día 15, fiesta de la Ascensión.
  • No es la primera vez que ocurre en esa ciudad, aunque el organizador es el mismo: un condenado por agresión sexual.
  • La campaña contraria a la blasfemia de la plataforma CiticenGO ha recibido ya el respaldo de más de 32.000 personas.
El arzobispo de Oklahoma, monseñor Paul Coakley, ha hecho un llamamiento a los católicos de esa ciudad para detener la macabra iniciativa de realizar una misa negra en la ciudad el próximo lunes, 15 de agosto, festividad de Ascensión de la Virgen María. El arzobispo (en la imagen) recuerda que la Misa es "el más sagrado de los rituales religiosos" para los católicos, 200.000 de ellos en Oklahoma, porque "es el centro del culto católico y celebra la redención del mundo por Cristo a través de su muerte y resurrección; en particular, la Eucaristía -que creemos que es el cuerpo, la sangre, el alma y la divinidad de Jesucristo- es la fuente y culmen de nuestra fe". El organizador es un reincidente, como quien dice, Adam Daniels -condenado por agresión sexual en 2009 a una jovene de 16 años-, que ya organizó un acto parecido en septiembre de hace dos años, con el respaldo del grupo ocultista Dakhma de Angra Mainyu. El lugar elegido entonces es el mismo que elegido ahora, el Oklahoma City Civic Center Music Hall. El centro, encima, vende las entradas en su web con el mensaje: "La misa negra ha sido un ritual temido y ahora sale a la luz. No solo será iluminador sino educativo. La misa negra se realizará ante el público con ciertas adaptaciones que permitan su celebración legal". Los católicos de la ciudad han respaldado a su obispo para frenar la blasfemia, y a ellos se ha sumado también la iniciativa de la plataforma CitizenGO. El objetivo es muy sencillo: suspender el ritual satánico "en pro de la decencia de la ciudad, de la convivencia ciudadana y del sentido común". La campaña de CitizenGo ¡¡Paremos la misa negra de Oklahoma!! ha recibido ya el apoyo de más de 32.000 personas. Para detener el sacrilegio, la Iglesia católica se ha sumado también a un acto ecuménico de desagravio, convocado el mismo día 15. No olviden que en esas misas negras de lo que se trata es de mofarse de las misas católicas, invocando al diablo y profanando Eucaristía. El acto convocado en Oklahoma se llama "La Consumición de María" y los organizadores tienen previsto, explica CiticenGo, usar sangre de menstruación y páginas del Corán para corromper una imagen de la Virgen. Hace dos años, los satanistas, finalmente, devolvieron la Hostia consagrada, robada previamente, y que planeaban profanar. Unos días más tarde, el arzobispo se mostró aliviado por ello, aunque no ocultó su preocupación por "los poderes oscuros" para adorar a Satán y "el peligro espiritual que supone para todos los que están involucrados en eso, directa o indirectamente". Sólo cabe esperar que los actos convocados para el lunes no sólo no sucedan, sino que se vuelvan a convocar. Andrés Velázquez [email protected]