• La embajadora ante la ONU, Nikki Haley, insta a António Guterres, a que sea una prioridad el apoyo de las minorías religiosas perseguidas.
  • El vicepresidente americano, Mike Pence, ya ha anunciado su intención de financiar y ayudar directamente a los cristianos en Oriente Medio.
  • Trabajará, con ese objetivo, con organizaciones religiosas y sin pasar a través de los organismos de Naciones Unidas.
Estados Unidos ha confirmado la intención de destinar a los cristianos, yazidíes y otros grupos religiosos minoritarios perseguidos en Irak una parte de los fondos asignados hasta ahora a los programas de desarrollo organizados y gestionados por los organismos de las Naciones Unidas, informa Fides. Así lo ha confirmado la Embajadora Nikki Haley, representante permanente de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, este martes 21 de noviembre, poniendo de manifiesto la intención programática de los EEUU en una reunión con António Guterres, Secretario General de la ONU. La Embajadora Haley ha explicado a Guterres que la actual Administración de Trump, pretende reservar algunas de sus contribuciones en favor de los programas de desarrollo de la ONU para asistir de forma prioritaria a esas comunidades, «especialmente a los yazidi y a los cristianos en Irak», que han sufrido una gran violencia por parte del Estado Islámico (Daesh). Haley también ha instado a Guterres a dar prioridad, en su papel de Secretario General de la ONU, al apoyo de las minorías religiosas perseguidas. Guterres – refiere un informe de la Oficina de Representación de Estados Unidos ante la ONU - «ha apreciado la oportunidad de colaborar con la Embajadora Haley en esta prioridad». Recientemente, el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, había anunciado la intención de financiar y ayudar directamente a los cristianos en Oriente Medio, trabajando con organizaciones religiosas y sin pasar a través de los organismos de la ONU. Lo hizo el pasado 25 de octubre, interviniendo en la cena de solidaridad anual por los cristianos en Oriente Medio, promovida en Washington por la organización estadounidense «In Defense of Christians». «No nos encomendaremos únicamente a las Naciones Unidas para ayudar a los cristianos y a las minorías perseguidas», dijo Pence en esa ocasión, informando que las agencias federales «trabajarán junto a grupos de fe y organizaciones privadas para ayudar a aquellos que son perseguidos a causa de su fe. Mientras que los grupos de inspiración religiosa con experiencia y profundas raíces en esas comunidades están más que dispuestos a ayudar», señaló el vicepresidente de los Estados Unidos, «las Naciones Unidas, con demasiada frecuencia, ignoran sus solicitudes de financiación». Recientemente, en una entrevista, el patriarca caldeo Louis Raphael Sako hizo notar que «en los últimos años en Oriente Medio, los cristianos han sufrido injusticias, violencia y terrorismo. Pero esto también les ha sucedido a sus hermanos iraquíes musulmanes, y aquellos de otras religiones y credos. No hay que separar a los cristianos de los demás, porque de esa forma se alimenta la mentalidad sectaria». José Ángel Gutiérrez [email protected]