• Otra mega ampliación con carácter de refundación.
  • El presidente ha tenido que salir a advertir que no habrá dividendo.
  • Guindos le apoya pero sus argumentos no son válidos.
  • Popular mantuvo negociaciones con el Sabadell y con Caixabank. Sin resultado.
  • La reconversión bancaria española ha comenzado.
Mega-ampliación de capital del Banco Popular con sabor a refundación. Y es la segunda vez en tres años. Más del doble la capitalización y con un descuento de vértigo. Conclusión: caída en bolsa del 25% y Ángel Ron (en la imagen), el presidente, obligado a salir a escena: asegura que dedicará 4.700 millones de euros a provisiones y que no habrá dividendo en 2016. Eso rompe con toda la historia del banco pero no con la práctica habitual de los grandes presidentes: denme ustedes dinero no porque esto va muy bien sino porque va muy mal. Tan mal que lo voy a saborear a tope y luego no sé cuándo olerá a rosas. Y qué quieren que les diga: a veces la cosa funciona, otras veces no. Así, al pronto, en la recta final de la sección seguimos cayendo un 23% y arrastrando al resto del sector bancario. Porque lo peor de esta ampliación no son sus dramáticas condiciones sino el objetivo: no se trata de comprar un banco en Norteamericano del norte: se trata de tapar agujeros, porque el crédito promotor sigue pesando como una losa. Y así, Luis de Guindos, ministro de Economía, se ha empelado a fondo para defender la ampliación, asegurando que la cotización volverá a su ser cuando se tranquilicen los ánimos y que el capital siempre aumenta la solvencia de una entidad. De acuerdo, ministro, pero si se necesitan muchas ampliaciones de capital a lo mejor es porque la solvencia estaba peor de lo esperado. Además, un banco no vive de la  solvencia sino de la rentabilidad. Y si no tiene rentabilidad acabará por no tener solvencia. Por ahora, la fuerza del Popu es su sector pymes donde es fuerte. Si eso funciona bien, sino habrá que acudir a una fusión, que tampoco será para crecer sino para huir del esquema. De hecho antes de esta mega ampliación, se intentó una fusión con Caixabank y otra con el Sabadell. Bueno, no lo intentó Ángel Ron sino su accionista en la familia mexicana del Valle. Asaz significativo. En cualquier caso, el capital se va a diluir y con ello el núcleo duro que siempre ha apoyado al presidente: Europea de Inversiones y la Sindicatura. Familias accionistas, directivos y empleados. Eso no es bueno. En cualquier caso, lo importante es que la nueva reconversión bancaria española ha comenzado… con la ampliación del Popular. Eulogio López [email protected]