• Lo hace diez meses después de comprar Opel y de que su presidente, Carlos Tavares, dijera a los empleados: "Estén tranquilos".
  • Y se lava las manos: afirma que el motivo de dicha suspensión es el bloqueo, por parte de los sindicatos, de la negociación del convenio colectivo.
  • Quiere congelación salarial los tres primeros años y subirlo un 50% respecto al IPC los dos siguientes, reducir variable y complementos.
  • Señala que, con las condiciones actuales, no está asegurada la rentabilidad futura del nuevo Corsa.
  • Ojo, busca otros emplazamientos para este proyecto y quiere dejar las dos líneas de producción en sólo una.
El grupo automovilístico francés PSA (Peugeot, Citröen y Opel) ha puesto en apuros a la fábrica de Figueruelas (Zaragoza)… y con ella, a toda la industria de Aragón. ¿La razón? Ha decidido suspender todas las inversiones, incluidas las del nuevo Corsa. Lo peor que lo hace apenas diez meses después de comprar Opel y de que su presidente, Carlos Tavares, dijera que los trabajadores de Figueruelas "pueden estar tranquilos", como informó El Mundo. Claro que la letra pequeña era: "Todo el mundo va a tener una oportunidad de demostrar que puede llegar a los estándares de calidad necesarios. Si mejoramos la eficiencia, no necesitaremos cerrar plantas". Al final, parece que a los zaragozanos no les ha dado la mínima oportunidad y que se cumple aquello de donde dije digo, digo Diego. El grupo PSA, cómo no, se ha lavado las manos de esta decisión. Y es que ha afirmado que el motivo es el bloqueo en la negociación del convenio colectivo. Los sindicatos se levantaron de la mesa de negociaciones, pero no las han roto. ¿Qué quería PSA? Congelación salarial los tres primeros años y subirlo un 50% respecto al IPC los dos siguientes, reducir un 50% la paga variable y un 10% los complementos por nocturnidad y festivos, y suprimir el plus por calendario especial. Es decir, que los 5.500 empleados de Figueruelas trabajen lo mismo, pero cobren muchísimo menos que ahora. Y es que en su opinión, con las condiciones actuales no está asegurada la rentabilidad futura del nuevo Corsa. Ojo, PSA ya está buscando otros emplazamientos para el nuevo Corsa, que iba a ser el gran proyecto de la planta zaragozana. Asimismo, quiere dejar las dos líneas de producción en sólo una y ha paralizado la ampliación de la nave de carrocerías. Esto último se opone a la propuesta del comité de empresa: pedía a PSA un plan industrial para las dos líneas y los tres turnos. Cristina Martín [email protected]