• El presidente de El Corte Inglés exige que se respete la voluntad de Isidoro Álvarez, quien le situó como sucesor.
  • Y, además, salida a bolsa.
  • Y que se termine con los viejos usos. En este sentido exige una auditoría independiente sobre seguridad.
  • Las funciones que propone Gimeno para su cargo presidencial conllevan controlar la labor de los dos Ceos: Nuño de la Rosa y Víctor del Pozo.
  • Y recuperar la comisión directiva: Lasaga, Echavarría, Marta Álvarez y el propio Dimas Gimeno.
  • Y si no, pues nos veremos en los tribunales.
Decíamos ayer que las hermanas Marta y Cristina Álvarez Guil, en principio con el apoyo del otro hombre fuerte, Florencio Lasaga, preparaban el cese de Dimas Gimeno (en la imagen), en el caso de que no aceptara su nueva función como presidente sin funciones ejecutivas. Por el contrario, Gimeno ha planteado un "Pacto por El Corte Inglés", que según fuentes de la casa, ha hecho llegar tanto a Marta Álvarez Guil como a Florencio Lasaga. En primer lugar, el presidente de El Corte Inglés exige que se respete la voluntad de Isidoro Álvarez, quien le situó como sucesor. Además, dentro de un plan para "profesionalizar" la empresa, lo que conlleva la salida a bolsa. El presidente de El Corte Inglés apunta directamente a los "viejos usos" de la casa y en este sentido exige una auditoría independiente sobre el Departamento de Seguridad que lidera Juan Carlos Fernández-Cernuda Hidalgo. Gimeno insiste en que esa auditoría se está retrasando y resulta cada vez más necesaria. Además, dentro de las funciones que propone Gimeno para su cargo presidencial de 'chairman' se incluye el control de los dos nuevos consejeros delegados, Nuño de la Rosa y Víctor del Pozo, así como recuperar el comité de dirección, donde figuraban Marta Álvarez y Florencio Lasaga, Carlos Martínez Echavarría y el propio Dimas Gimeno. Gimeno insiste en que las funciones del presidente no le han sido remitidas por el Consejo de Administración y el secretario del Consejo, Hernández Gil, responde que no se le remitirán. Lo lógico sería un acuerdo entre todos los accionistas. Es decir, IASA, las hermanas -hijas de Isidoro Álvarez-, Marta y Cristiana Álvarez Guil, Dimas Gimeno y los hermanos de Isidoro, César y María Antonia Álvarez. Junto a IASA, Ceslar (Areces), Mancor (Paloma García) y, todos ellos con los vieja guardia, ya en retirada, de El Corte Inglés. Porque la alternativa es dirimir el conflicto en los tribunales, done ya, el tío y la madre del presidente de El Corte Inglés, han denunciado a las hijas del expresidente, socia suya en IASA. En principio, muy fuerte. Porque son muchos los puestos de trabajo que están en juego. Directos, unos 90.000. Eulogio López [email protected]