• Pero en lenguaje financiero resulta que ha ganado porque ¡la ha recuperado por menos dinero de lo que la emitió!
  • Ahora sólo queda que el Deutsche empiece a ganar dinero.
  • Eso sí, el anuncio ha sido un revulsivo para el mercado, ya que el Deutsche sigue siendo el campeón europeo.
El primer banco alemán ha anunciado este viernes que va a recomprar deuda no garantizada, bonos senior, por valor de 3.000 millones de euros y de 2.000 millones de dólares. Estamos hablando, en total, de unos 4.775 millones de euros. ¿Por qué lo ha hecho? Porque, en lo que va de año, su valor bursátil ha caído cerca del 45% -vale sólo unos 22.000 millones de euros- debido a la creciente desconfianza de los mercados en la propia entidad, espoleada a su vez, por la creencia de que nos encontramos a las puertas de una nueva crisis financiera. Es decir, el Deutsche Bank se ha visto en la necesidad de recuperar la confianza de los mercados, aunque le vaya a salir por unos 4.775 millones de euros. Ahora bien, en lenguaje financiero, la operación es, ante todo, positiva. Por ejemplo, se dice que el banco alemán saldrá ganando porque va a recomprar unos títulos de deuda por menos dinero del que tendría que pagar a su vencimiento. Claro, pero el problema es que esa deuda vale menos ahora porque los inversores creen que el banco está hecho una calamidad y dudan de que pueda hacer frente a los pagos futuros. Por eso, mucho más importante que el gesto de recomprar deuda es enderezar el rumbo de la entidad y empezar a ganar dinero, tras un 2015 desastroso, en el que perdió 6.800 millones de euros, el peor resultado de su historia. Y es que el nuevo presidente de la entidad, John Cryan (en la imagen), ha tenido que abordar, entre otros, los costes de la reestructuración y las provisiones para cubrir litigios legales y pagar multas. Ahora queda lo más difícil: empezar a ganar dinero con el negocio puramente bancario. Hay que tener en cuenta, además, que la división más importante del Deutsche es la banca de inversión, mucho más castigada que la banca minorista. En cualquier caso, el anuncio de recompra de deuda ha sido todo un revulsivo para el mercado. Primero, para la propia cotización de la entidad, que por la tarde se revalorizaba un 9,8%. Pero también ha supuesto un balón de oxígeno para el resto del sector en Europa. Por ejemplo, para los bancos españoles. A una hora del cierre de la sesión, las tres grandes entidades, Santander, BBVA y Caixabank, subían más de un 3%, con un Ibex al alza, un 1,5%. No cabe duda de que, a pesar de todo, el Deutsche sigue siendo el campeón europeo. Y no cabe duda también de que se le puede aplicar, como a pocos, el refranero español: burro grande, ande o no ande. Pablo Ferrer [email protected]