• Aunque menos que los 1,926 billones que mostró en los tres meses precedentes (169% del PIB).
  • La balanza por cuenta corriente obtuvo un superávit de 7.400 millones en el tercer trimestre, un 8,6% menos.
  • Y en términos acumulados, la balanza por cuenta corriente alcanza los 12.400 millones de euros, por debajo de los 13.400 millones de euros que obtuvo en el mismo periodo de 2016.
El Banco de España ha publicado datos sobre la balanza de pagos y la posición de inversión internacional en el tercer trimestre del año. Pues bien: la deuda externa bruta de España se situó en 1,912 billones de euros en el tercer trimestre de este año, lo que supone el 166% del PIB, frente a los 1,926 billones que mostró en los tres meses precedentes (169% del PIB). Asimismo, la balanza por cuenta corriente, que mide los ingresos y pagos al exterior por intercambio de mercancías, servicios, rentas y transferencias, registró un superávit de 7.400 millones de euros en el tercer trimestre del año, un 8,6% menos que en el mismo periodo del año anterior. Y en términos acumulados desde el primer trimestre, la balanza por cuenta corriente alcanza los 12.400 millones de euros, por debajo de los 13.400 millones de euros que obtuvo en el mismo periodo de 2016. En concreto, el déficit de la balanza de bienes se amplió hasta los 7.400 millones en el tercer trimestre, frente al déficit de 5.000 millones registrado en el mismo periodo de 2016, mientras que, en el caso de los servicios, el superávit de ingresos y pagos fue de 19.100 millones de euros, por encima de los 17.500 millones de euros del tercer trimestre del año pasado. La capacidad de financiación de la economía española, medida por el saldo conjunto de las cuentas corriente y de capital, alcanzó los 7.700 millones de euros en el tercer trimestre de este año, superávit inferior en un 9,4% al registrado un año antes (8.500 millones). En términos acumulados de cuatro trimestres, la capacidad de financiación alcanza los 22.600 millones, lo que supone el 2% del PIB, cifra algo inferior a la del conjunto de 2016 (un 2,2% del PIB). La posición de inversión internacional de España registró una cifra negativa de 750 millones de euros en el tercer trimestre, lo que supone una disminución de la posición deudora neta con respecto al trimestre anterior, en el que se situó en -780 millones de euros. Andrés Velázquez [email protected]