• Y el grupo anuncia nuevos recortes para este año.
  • En 2014, Janli se embolsó un total de 3 millones de euros mientras el grupo perdió más de 2.200 millones.
  • Y le pagó 48.000 euros en concepto de alquiler de vivienda, 4.000 euros al mes.
  • "No podemos seguir viviendo tan bien", dijo a la plantilla en 2012, cuando anunció un ERE que afectó a unos 150 trabajadores de El País, y después de cobrar más de 13 millones de euros en 2011.
  • Abril Martorell ganó 2,2 millones de euros en 2014, por siete meses de trabajo.
  • Por cierto, el 20% de los accionistas votaron en contra de las remuneraciones de 2013.

Jesús de Polanco falleció en julio de 2007, pero no fue hasta 2010 cuando Juan Luis Cebrián (en la imagen) asumió todo el poder en Prisa. Desde entonces, los resultados del grupo se han despeñado. Prisa está en quiebra, aunque no quiebra.

Lo dicen los números. Desde el ejercicio 2011, el grupo ha perdido 3.591,5 millones de euros. Pero al máximo responsable de la compañía no le importa o, mejor dicho, no le afecta. Desde ese año, Cebrián se ha embolsado nada más y nada menos que 22,48 millones de euros. La crisis no afecta a todos por igual, está claro. Porque, mientras él se lo llevaba crudo, otros fueron despedidos o vieron su sueldo reducido.

Ése es Cebrián. Alguien capaz de decirle a la plantilla de El País que "no podemos seguir viviendo tan bien" -octubre de 2012- y anunciarles un ERE para 150 empleados, mientras él cobró 13,6 millones de euros el año anterior.

Y la situación no ha cambiado. Según la información remitida este miércoles por la compañía a la CNMV, en 2014, Janli ganó un total de 3 millones de euros -1,8 millones más 1,2 millones del plan de pensiones- mientras el grupo perdió 2.236,8 millones y anuncia nuevos recortes para este año. Cebrián en estado puro.

En cualquier caso, y a pesar de estas pérdidas, el grupo ha seguido con su labor social. Esto es, ha vuelto a pagar a Cebrián el alquiler de la casa. La justificación es contundente: "El lugar habitual de prestación de los servicios será en Madrid, a cuyos efectos la compañía pone a su disposición (Cebrián) un importe que no excede de 50.000 euros anuales destinados al alquiler de residencia". ¡Pero si Cebrián lleva en Madrid toda la vida! Es más, tiene una mansión en La Moraleja que intenta vender por 20 millones. Da igual, Prisa le pagó, en 2014, 4.000 euros al mes para que se alquilara un pisito en la capital.

Por su parte, Fernando Abril-Martorell, que dejó el cargo de consejero delegado en julio, ganó 2,2 millones de euros en 2014. No está mal para siete meses de trabajo. Por cierto, en la junta de accionistas de 2014, el 19,7% de los votos rechazaron las remuneraciones que los consejeros percibieron en 2013. Seguro que serían más si la votación fuera vinculante. Por eso sólo es consultiva.

Miriam Prat

[email protected]