• Y Telefónica se niega a pactar con Jaume Roures.
  • Además, el precio de los partidos se ha puesto imposible.
  • Y el Duopolio TV se centra en la telebasura. El partido en abierto sigue sin cubrirse.
El coste de los derechos del fútbol se ha disparado. Desde que el Gobierno del PP y el presidente de la Liga (LPF), Javier Tebas, aplicaron el nuevo sistema de subasta, la inflación ha puesto contra las cuerdas a todo el mundo. El fútbol es muy importante para televisiones y telecos, pero no se pueden pagar determinados precios. Recuerden, Telefónica se quedó con el partidazo (por lo general Madrid o Barça), Mediapro se quedó con ocho partidos, uno en abierto y Vodafone y Orange con los bares y locales. Mediapro pagó 2.000 millones de euros por tres temporadas. Roures (en la imagen) se ha puesto firme y asegura que en enero quiere tener cerrada la primera, pero por ahora Telefónica, que es a quien mira, no está dispuesta a vender a un comisionista. ¿Qué pasa si Roures no consigue vender su brokerage? Pues los clubes de fútbol tiemblan. Y Hacienda también, porque no cobraría lo que le corresponde. Y Telefónica está firme: a lo mejor con el partidazo (el de primera y el de segunda) le basta. Vodafone y Orange, por su parte, quieren entrar en el mercado doméstico, pero no a cualquier precio. Y atención, lo más significativo: el Duopolio se ha negado a emitir (fútbol) en abierto. En otras palabras, vuelven a la telebasura, de la que nunca han salido, con programas como Sálvame. Asimismo, es muy significativo, dado que eso supone que el Duopolio no quiere emitir fútbol ni cualquier otro producto de calidad que cueste dinero. El Duopolio de TV (Telecinco-Cuatro y A3TV-La Sexta) se centra en la telebasura. Se vuelve a Sálvame. Pero cuidado, porque España puede vivir sin muchas cosas, pero no sin fútbol. Por de  pronto, los clubes de fútbol tiemblan ante la posibilidad de que Mediapro les deje colgados. Eulogio López [email protected]