• El Gobierno está cabreado porque la RFEF es una institución pública, pero su presidente no quiere que entre ningún auditor.
  • Mientras, el presidente de la Federación se agarra a su silla y no se amilana: convoca una huelga en plena campaña electoral por su disconformidad con el Real Decreto Ley.
  • Por su parte, en la asamblea general extraordinaria de la LFP, los clubes ratifican su apoyo al Decreto y reprueban a Villar y la convocatoria de huelga.
  • A Tebas le preocupan las pérdidas que puede provocar el paro y señala que es "una huelga a la carta para hacer daño a La Liga y por tanto, prohibida".
  • La normativa también contempla la apertura de concurso para ver quién comercializa los derechos del fútbol, pues Wert no ha cedido en dárselos a Telefónica.
El tema de los derechos del fútbol parece que va a seguir dando que hablar durante bastante tiempo. En el fondo de la huelga convocada por el presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, subyace el hecho de que el secretario de Estado para el Deporte y presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), Miguel Cardenal, quiere cargarse a Villar. Pero no es el único, Moncloa también va a por él. Recuerden que la aprobación del Real Decreto Ley, que regula la venta centralizada de los derechos audiovisuales del fútbol se retrasó bastante, y por fin recibió el visto bueno del Consejo de Ministros el pasado 30 de abril. Pero la nueva normativa sólo apaciguó las aguas una semana. El rompedor de la paz fue Villar, que decidió convocar una huelga, con el apoyo de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE). El Gobierno está cabreado y mucho porque la RFEF es una institución pública, pero su actual presidente no quiere que entre ningún auditor. ¿Por qué? ¿Tiene algo que ocultar? Por ahora, no se sabe, pero lo cierto es que Villar lleva desde 1988 al frente de la RFEF y quizás Moncloa quiera ya un relevo. Mientras, el presidente de la Federación se agarra a su silla fuertemente y no se amilana. Por ello, no ha dudado en convocar una huelga en plena campaña electoral, pues ha mostrado su disconformidad con el Real Decreto Ley. Un pulso en el que no está sólo, pues la AFE le ha dado su respaldo. Por su parte, en la asamblea general extraordinaria de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) celebrada este lunes, los clubes han ratificado su "apoyo incondicional" al Decreto. Pero no sólo eso, también han reprobado a Villar y la convocatoria de huelga. Además, al presidente de la LFP, Javier Tebas, que se lleva muy bien con Cardenal y Jaume Roures -el de Mediapro- le preocupan las pérdidas que puede provocar el paro y por ello se ha mostrado crítico con el pulso lanzado por Villar. "Es una huelga a la carta para hacer daño a La Liga y por tanto, prohibida", ha añadido. Paralelamente, conviene señalar que el Real Decreto Ley también contemplaba la apertura de un nuevo concurso para ver quién comercializa los derechos del fútbol. Y es que el ministro de Educación, Cultura y Deporte, que tiene la batuta de dicha norma, no ha cedido en dárselos a dedo a Telefónica. Cristina Martín [email protected]