• David Cameron parece empeñado en nombrarle 'todo' a la presidenta del Santander.
  • Un semestre para darle la razón a Ana Botín: el país que más aporta al beneficio es Reino Unido.
  • A la bolsa no le han gustado los resultados: esperaba más, y ha castigado al valor.
  • Y seguimos sin cerrar las oficinas en paraísos fiscales.
David Cameron parece empeñado en llenar de honores, de todos los honores (le falta la Jarretera) a la presidenta del Santander, Ana Botín (en la imagen), lo que refuerza la tentación de la banquera; trasladar el Santander a Londres, la ciudad que más le agrada del mundo. Hispanidad adelantó la posibilidad y a doña Ana no le gustó: hoy lo dice todo el mundo. Y como veremos luego, encima resulta que el Reino Unido es la división que más ebitda ha aportado al balance del Santander durante el durante el primer semestre del año. Estamos ya en los dos últimos días de julio y las compañías apuran la presentación de sus resultados y esta vez la presentación de hoy del banco cántabro, me ha recordado a los sorteos tradicionales de Navidad en los que van cayendo las pedreas y premios menores, mientras que el primero se va retrasando, y cuando ya casi no quedan números, aparece el "gordo": esto es lo que ha pasado hoy. Después de muchas especulaciones durante las dos últimas semanas, en las que a algunos analistas se les fue la cabeza vaticinando que los resultados del Santander habrían crecido en un 50%, se ha confirmado que no ha sido un 50% sino el 24,3% (no está nada mal ¿no?): 3.426 millones de euros (M€) de beneficio neto frente a los 2.756 del 2014. La presentación ha venido precedida de unas semanas de especulaciones de los "gurús" bursátiles sobre la entidad y la verdad es que casi todos al alza, pero parece que la acción del Santander se está manteniendo en una banda de cotización 6,8€ a 6,5€. Igualmente en las fechas precedentes el Santander se ha visto en la prensa por los penúltimos retoques de su presidenta en el Consejo de Administración y las direcciones generales de banco para acabar de adecuarlas a su forma de entender el banco, por el cambio de auditor que después de 13 años, PwC ha sustituido a Deloitte y la confirmación por parte se la Audiencia de la sanción de 6,9M€ por la comercialización de valores de la compañía. Continuando con los resultados, parece ahora ya sí que la "crisis del Euribor", que tanto castigó el pasado ejercicio los márgenes de intereses de las entidades de crédito, ha estado superada con éxito y el Santander no va a ser menos, así lo demuestran los 1.957M€ más registrados en este semestre que supone un 13,6% más que en 2014, a pesar del "pinchazo" en los resultados netos de operaciones financieras que han bajado respecto a 2014 un 16,4%. Los resultados atribuidos ordinarios por distribución geográfica son positivos en todas las áreas, es especialmente importante el crecimiento del 50% de los resultados en  España y cuya aportación es del 15,9% al resultado total, mientras que como en anteriores ocasiones, Reino Unido con el 21,3% y un crecimiento del 33% y Brasil con el 20,8 y un crecimiento del 33%, son las dos áreas geográficas que lideran la aportación de resultados a la cuenta consolidada. La situación de la morosidad parece mantenerse en unas cifras más que razonables 5,45%, con un descenso de los morosos del 4,4%, que le sitúa en una cifra de 39.154M€ de dudosos y unas dotaciones para insolvencias que han descendido en el semestre en 124M€ que suponen 18,9% respecto al 2014. Parece raro pero en estos tiempos que las plantillas de las entidades de crédito se han ido reduciendo de forma sustancial, el Santander es una excepción, hace unos días anunció que en lo que llevamos de ejercicio se habían contratado 1.857 nuevos empleados. Una noticia comunicada ya a la CNMV y que en otras ocasiones había criticado del SANTANDER, es su compromiso de liquidar once filiales radicadas en paraísos fiscales, y continuar con las radicadas en Caimán, Isla de Man, Jersey y Guernsey, con el compromiso de facilitar información constante a las autoridades españolas mientras que no se solucione el conflicto existente con el estatus fiscal de estas sedes, que parece va para largo por los intereses allí residentes. Habrá que esperar este próximo semestre para ver si estos resultados obtenidos se consolidan y vemos un primer signo de una recuperación en nuestro sistema financiero, aunque solo sea en la gran banca. Rodrigo de Silos [email protected]