• Son la única respuesta ética ante el final de la vida y "tratan de ayudar a no sufrir mientras llega la muerte", señala Jacinto Bátiz.
  • Solicita que el Congreso "legisle sobre cómo aliviar el sufrimiento de la persona sin tener que eliminar a quien lo padece".
  • "Los médicos tienen que ayudar a morir dignamente, sin acelerar dicho proceso", afirma el oncólogo belga Benoit Beuselinck.
  • Por ello es necesario formar más y mejor a los médicos en materia de cuidados paliativos y comunicación clínica.
  • Conviene subrayar que cuidados paliativos y eutanasia, por definición, se excluyen.
  • Regular la eutanasia es una pendiente resbaladiza: "se inicia justificando casos extremos para acabar disponiendo de la vida del otro", advierte Lourdes Méndez.
El seminario 'Cuidados paliativos y sociales vs. eutanasia' que se ha celebrado este viernes en el Congreso ha concluido abordando un tema de suma importancia: los cuidados paliativos. "Su universalización haría innecesaria la legislación sobre la eutanasia", ha subrayado Jacinto Bátiz, jefe de Área de Cuidados Paliativos del Hospital San Juan de Dios de Santurtzi y secretario de la Comisión Central Deontológica de la Organización Médica Colegial (OMC). De hecho, los cuidados paliativos son la única respuesta ética ante el final de la vida y "no tratan de precipitar deliberadamente la muerte ni de prolongar innecesariamente la agonía, sino de ayudar a no sufrir mientras llega la muerte", ha señalado. Además, solicita que el Congreso "legisle sobre cómo aliviar el sufrimiento de la persona sin tener que eliminar a quien lo padece". En los cuidados paliativos, "los médicos tienen que ayudar a morir dignamente, sin acelerar dicho proceso", ha afirmado el oncólogo belga Benoit Beuselinck. Por ello es necesario formar más y mejor a los médicos "en materia de cuidados paliativos y de comunicación clínica", como ha apuntado Carlos Centeno, director de la Unidad de Medicina Paliativa y Especialista en Oncología Radioterápica de la Clínica Universidad de Navarra. Pero no sólo es necesario que se impliquen los políticos y toda la red sanitaria, sino también las familias y/o voluntarios porque el acompañamiento en este proceso es fundamental. Asimismo, hay que dotar de recursos económicos. Claro que en España, el problema es que faltan cuidados paliativos: según el doctor Marcos Gómez Sancho, presidente de la Comisión Central de Deontología de la OMC, se necesitan 120.000 cuidados paliativos especializados pero sólo se están dando la mitad y además, 30.000 necesitarían sedación paliativa al final de la vida. "Pero tenemos miedo de que con la sedación se cuele eutanasia", ha subrayado. Conviene señalar que cuidados paliativos y eutanasia, por definición, se excluyen. Según la OMC, "es la provocación intencionada de la muerte de una persona que padece una enfermedad avanzada o terminal, a petición expresa de ésta, y en un contexto médico". En el citado seminario, inaugurado por el exministro y presidente la Fundación Valores y Sociedad y de la Federación Europea One Of Us, Jaime Mayor Oreja, se ha destacado que la eutanasia corrompe el primer principio de la medicina, que es actuar para el bien del enfermo. En su conclusión, la exdiputada y presidenta de la Asociación Familia y Dignidad Humana, Lourdes Méndez, ha apuntado que regular la eutanasia es una pendiente resbaladiza, donde se inicia justificando casos extremos para acabar disponiendo de la vida del otro". Cristina Martín [email protected]