• O sea, padeciendo una cruel y sanguinaria dictadura comunista.
  • Y también persiste el embargo económico impuesto por Estados Unidos, lo que tampoco favorece a los ciudadanos de la isla.
  • La solución la han propuesto cubanos opositores en el Proyecto Varela, que piden un referéndum que inicie una transición política pacífica.
  • Pero los dictadores Castro no parecen estar muy por la labor...
Los gobiernos de Cuba y Estados Unidos han restablecido este lunes sus relaciones diplomáticas, poniendo fin a más de 50 años de distanciamiento, después de que el acuerdo anunciado el mes pasado haya entrado en vigor en la medianoche de este domingo. Este hecho histórico será conmemorado públicamente en la tarde de este lunes cuando las autoridades cubanas reabran su Embajada en Washington y sea izada su bandera. Por su parte, la sección de intereses estadounidenses en La Habana anunciará su conversión en Embajada a través de un comunicado, si bien el izado de la bandera no tendrá lugar hasta que el secretario de Estado, John Kerry, viaje a la isla en agosto. Con la reapertura de las embajadas, Estados Unidos y Cuba reanudan sus relaciones diplomáticas, rotas en 1961, apenas seis meses después del histórico anuncio realizado por los presidentes de ambos países, Barack Obama y Raúl Castro, tras 18 meses de negociaciones en la sombra. Pero lo más importante que hay que destacar es que los ciudadanos cubanos siguen padeciendo una cruel y sanguinaria dictadura comunista desde hace más de 50 años. Y este restablecimiento de las relaciones diplomáticas no supone ninguna mejora para ellos. Como tampoco va a suponer ninguna mejora para los cubanos de a pie el hecho de que persista el embargo económico sobre la isla. Es decir, los cubanos siguen igual de pobres y perseguidos. La solución la han propuesto cubanos opositores en el Proyecto Varela, que piden un referéndum que inicie una transición política pacífica. Pero los dictadores Castro no parecen estar muy por la labor... José Ángel Gutiérrez [email protected]