• Esos cristianos "habrían sido secuestrados en la región. Muchos de los restos humanos fueron enterrados juntos. Algunos de estos, eran de mujeres y niños. Ellos tenían pequeñas cruces consigo".
  • Tras la derrota del Estado Islámico en Irak durante el 2017, las tropas de seguridad han hallado decenas de fosas comunes cerca de las ciudades que habían sido ocupadas por los terroristas.

Cerca de 40 cadáveres de cristianos fueron hallados a inicios de marzo en una fosa común cerca de la ciudad de Mosul, en el norte de Irak, informa Aciprensa. Fuentes de la Iglesia Ortodoxa Siriaca dijeron al periódico local Alghad Press que la fosa está en la localidad de Badush y fue encontrada por las Fuerzas de Movilización Popular (FMP), una coalición militar aliada al Gobierno iraquí y que está formada por fuerzas chiíes, suníes, cristianas y yazidíes. Esos cristianos "habrían sido secuestrados en la región. Muchos de los restos humanos fueron enterrados juntos. Algunos de estos eran de mujeres y niños. Ellos tenían pequeñas cruces consigo", indicaron las fuentes. Tras la derrota del Estado Islámico (EI) en Irak durante el 2017, las tropas de seguridad han hallado decenas de fosas comunes cerca de las ciudades que habían sido ocupadas por los terroristas. La ciudad de Mosul fue declarada libre del control de los terroristas del EI el 9 de julio de 2017, luego de ser por tres años bastión del grupo extremista musulmán. Antes de la invasión del EI en junio de 2014, Mosul era una de las ciudades iraquíes donde vivía la mayor cantidad de cristianos. Muchos tuvieron que abandonar la urbe porque los yihadistas los amenazaban de muerte si rechazaban convertirse al islam o los forzaban a pagar un impuesto de sumisión. Un gran número de los cristianos que vivían en los pueblos de la Llanura del Nínive, como Qaraqosh, también tuvieron que huir. José Ángel Gutiérrez [email protected]