• La presidenta pepera de Madrid concreta su amenaza: incluye una 'asignatura LGTB' en los colegios, de 'libre configuración autonómica'.
  • En plata, que podrá convertirla en obligatoria si la cosa cuela.
  • Y más: Cifuentes ya aprobó la Ley de Protección Integral contra la LGTBIfobia el pasado julio, contra la que no cabe discrepar bajo amenaza de multa o sanción, como le pasó al director del colegio Juan Pablo II de Alcorcón.
  • No sólo eso: la estrella emergente del nuevo PP llevó al director a la Fiscalía, con lo que podía haber sido condenado a cuatro años de prisión... por negarse a adoctrinar a los niños en el homosexualismo.
Tras aprobar la Ley de Protección Integral contra la LGTBIfobia el pasado julio -contra la que no cabe discrepar bajo amenaza de multa o sanción, como le pasó  al colegio Juan Pablo II-, la presidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes -del Partido Popular- continúa con su campaña para adoctrinar a los niños madrileños en la ideología de género y el homosexualismo desde edades tempranas y en los colegios. Y es que, además de la mencionada norma, hay otra ley en gestación mucho más peligrosa: se trata de implantar una asignatura optativa sobre "el respeto y la no discriminación al colectivo LGTB" que se imparta en todos los colegios de la Comunidad de Madrid. Este es el proyecto que ha propuesto para el año escolar 2017-2018 la popular Cristina Cifuentes (en la imagen), informa Actuall. En plata: se trata de adoctrinar a los niños, desde los cuatro años de edad, en el homosexualismo y demás condicionamientos impuestos por la ideología de género, que el Papa Francisco calificó como una nueva dictadura esencialmente anticristiana. En el PP madrileño (Cifuentes ni eso: está ilusionadísima con la disciplina) se defienden asegurando que la nueva asignatura es optativa. Falso. La nueva disciplina se presenta con la etiqueta "libre configuración autonómica". Pero eso no supone la libertad de cada centro escolar para aceptar o rechazarla sino la libertad de la comunidad autónoma para obligar a los centros -también a los concertados- para impartirla, a partir del próximo curso. ¿Comprenden la trampa? Si cuela, si la oposición de padres y colegios no es muy fuerte, Cifuentes impondrá la asignatura a todos los colegios de Madrid, también a los privados concertados. El contenido de la asignatura de marras está basado en el artículo 31.9 del borrador dicha ley, que establece que dentro de los contenidos educativos de libre asignación de la Comunidad de Madrid, "se garantizará que todos los alumnos madrileños reciban la formación que promueva los valores constitucionales de convivencia, respeto e igualdad hacia el colectivo LGTBI, una aproximación hacia los "distintos modelos de familia" y se explique la realidad de las diferentes orientaciones sexuales e identidades de género", según ha informado Okdiario. Y todo eso significa que a sus hijos les enseñarán... eso que está usted pensando. Tal y como recoge el citado diario, la Consejería de Educación está revisando todos los contenidos de las asignaturas para comprobar cuáles no están de acuerdo con la ley de no discriminación al colectivo de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales. Asimismo, la Consejería ha propuesto implantar, además de asignaturas de libre configuración autonómica sobre LGTB, otras basadas en Derechos humanos o historia de víctimas del terrorismo, una iniciativa que se decidirá al final de este año escolar. El pasado jueves 6 de abril, la vicepresidenta de Comisión de Presidencia, Justicia y portavocía en la Asamblea de Madrid, María Nadia Álvarez Padilla, explicó durante la sesión de Educación y Deporte que "en una próxima acción hacia los distintos modelos de familia y explicación de la realidad de las diferentes orientaciones sexuales e identidad de género se está diseñando una materia de libre configuración autonómica para Educación Secundaria Obligatoria para que forme parte de su oferta educativa. En Educación Primaria también se está trabajando en la misma línea". En la misma línea, cabe recordar que Cristina Cifuentes impuso una multa de mil euros al director del Colegio Juan Pablo II de Madrid, Carlos Martínez, por el simple hecho de haber escrito una carta a los padres discrepando de la ideología de género que la comunidad de Madrid quiere imponer, también a los colegios cuyo ideario no la comparte. No obstante, Juan Carlos Corvera, presidente de la Fundación Educatio Servanda (www.educatioservanda.org), propietaria del colegio Juan Pablo II, de Alcorcón, explicó por qué su fundación iba a recurrir la multa: "No estamos ante un problema de discriminación del colectivo LGTBI, estamos ante un problema de la negación del derecho a la libertad de expresión, de opinar distinto y de criticar una ley con la que no estamos de acuerdo", resalta Corvera. Y efectivamente, en enero de este año, el director del Colegio Juan Pablo II, Carlos Martínez, recurrió la sanción impuesta por discrepar de las leyes LGTBI de Madrid. La carta del director del Colegio Juan Pablo II, de un exquisito respeto con el colectivo LGTBI, decía así: ANTE LA INFORMACIÓN DIFUNDIDA POR DIVERSOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN EN LAS ÚLTIMAS HORAS, LA FUNDACIÓN EDUCATIO SERVANDA MANIFIESTA: Primero: Su más absoluto respeto hacia la dignidad de la persona. La fe nos enseña que el hombre es imagen y semejanza de Dios. Esto significa que todo hombre está dotado de una inmensa dignidad y que cualquier vulneración de ésta conlleva una grave ofensa a Dios. Segundo: Por esta razón, la lucha contra cualquier discriminación injusta, sea cual sea su naturaleza: ya sea de raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social, es una causa loable que nuestra Fundación suscribe y aplaude. Tercero: El ideario de nuestra Fundación asume plenamente el magisterio del Papa Francisco que, en relación con la llamada ideología de género dice: "Otro desafío surge de diversas formas de una ideología genéricamente llamada "gender", que niega la diferencia y la reciprocidad natural de hombre y mujer. Esta presenta una sociedad sin diferencias de sexo y vacía el fundamento antropológico de la familia. Esta ideología lleva a proyectos educativos y directrices legislativas que promueven una identidad personal y una intimidad afectiva radicalmente desvinculadas de la diversidad biológica entre el hombre y la mujer" (Amoris Laetitia n.56) Cuarto: Corresponde a los padres de familia tomar la decisión de optar por el modelo educativo que desean para sus hijos, pues son ellos los titulares del derecho original, primario e inalienable a elegir libremente la educación que quieren para sus hijos. Quinto: Este derecho es reconocido y amparado por la Constitución Española que en su artículo 27,3 dice: "Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones" y por la Declaración Universal de los derechos Humanos que en su artículo 18 afirma: "Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia" En definitiva, amparada por el reconocimiento de estos derechos, y reiterando nuestro más absoluto respeto a quienes piensen de forma diferente, Educatio Servanda solicita idéntico respeto hacia todas las familias que, en pleno y legítimo uso de su libertad, han elegido el ideario y carácter propio de nuestros centro. Fundación Educatio Servanda (www.educatioservanda.org) "Educar en la verdad para ser libres" Andrés Velázquez [email protected]