• Pero el arzobispo Caldeo de Erbil en Irak, Mons. Bashar Warda, aseguró que no es suficiente que los musulmanes digan que el Estado Islámico no les representa, los cristianos en Irak "necesitamos más".
  • Alentó a los países musulmanes a "dar un paso adelante en la ayuda a la reconstrucción de los pueblos cristianos, los pueblos yazidíes, mostrar alguna señal de solidaridad".
  • "Hemos estado escuchando algunas voces valientes de líderes islámicos respecto a la necesidad de cambio y la necesidad de abordar este tema abiertamente. Eso debería ser alentado", afirmó.
  • Mons. Warda también hizo un llamado a los católicos en Occidente para que brinden ayuda espiritual, moral, política y material para los cristianos iraquíes, mientras reconstruyen sus comunidades.
El arzobispo Caldeo de Erbil en Irak, Mons. Bashar Warda (en la imagen), aseguró que no es suficiente que los musulmanes digan que el Estado Islámico (EI) no los representa, sino que los cristianos en Irak "necesitamos más", informa Aciprensa. "No es suficiente decir 'EI no representa al Islam'. Necesitamos más", dijo, y alentó a los países musulmanes a "dar un paso adelante en la ayuda a la reconstrucción de los pueblos cristianos, los pueblos yazidíes, mostrar alguna señal de solidaridad". En un discurso en la Universidad de Georgetown (Estados Unidos), el 15 de febrero, el arzobispo iraquí aseguró que los líderes de países musulmanes y occidentales pueden ayudar mucho para proteger a las minorías religiosas y lograr la reconstrucción de sus comunidades. "Nosotros el pueblo cristiano, que hemos soportado persecución con paciencia y fe por mil cuatrocientos años, ahora enfrentamos una lucha existencial. Es, posiblemente, la última lucha que enfrentaremos en Irak", dijo. "Sin un final de esta persecución y violencia, no hay futuro para el pluralismo religioso en Irak o en ninguna parte de Medio Oriente", advirtió. Tras sufrir el ataque del EI en 2014, más de 125 mil cristianos abandonaron la planicie de Nínive en Irak. En una sola noche, EI tomó casi todo en la zona, dejando a los cristianos "sin abrigo, sin refugio, sin trabajo, sin propiedades, sin monasterios, sin la capacidad de participar en ninguna de las cosas que da dignidad a nuestras vidas". "Y, aun así, aún estamos ahí, flagelados, heridos, pero aún allí", afirmó. "Muy pocos de nosotros quedan, algunos estiman que 200 mil cristianos o menos", dijo Mons. Warda. Sin embargo, precisó, "aunque es verdad que nuestros números son pequeños, los apóstoles eran aún menos". El Arzobispo Caldeo de Erbil aseguró que los cristianos iraquíes "perdonamos a aquellos que nos asesinaron, que nos torturaron, que nos violaron, que buscaron destruir todo sobre nosotros". "Los perdonamos en el nombre de Cristo", dijo. "Nosotros le decimos esto a nuestros vecinos musulmanes: aprendan esto de nosotros. Déjennos ayudarles a curar. Sus heridas son tan profundas como las nuestras. Rezamos por su sanación. Déjennos curar juntos nuestros países heridos y torturados". Mons. Warda indicó que "hay una crisis fundamental dentro del mismo Islam y si esta crisis no es reconocida, abordada y arreglada, entonces no puede haber futuro para los cristianos en Medio Oriente". "Hemos estado escuchando algunas voces valientes de líderes islámicos respecto a la necesidad de cambio y la necesidad de abordar este tema abiertamente. Eso debería ser alentado", afirmó. En ese sentido, el Arzobispo reconoció el trabajo de los Emiratos Árabes Unidos, que "desde el ataque del EI han estado con nosotros ayudando a todos: católicos, yazidíes, musulmanes". Con todo, el Prelado sigue trabajando hacia soluciones sostenibles para la reconstrucción de su comunidad en el norte de Irak, y ve con esperanza la nueva Universidad Católica de Erbil, que recientemente abrió sus puertas gracias al apoyo económico de la Conferencia Episcopal Italiana. Actualmente, la universidad acoge a 82 estudiantes, entre cristianos y musulmanes, que estudian economía, legislación internacional, literatura inglesa, contabilidad, entre otras carreras. Se espera que pueda albergar hasta 700 estudiantes. Mons. Warda también hizo un llamado a los católicos en Occidente para que brinden ayuda espiritual, moral, política y material para los cristianos iraquíes, mientras reconstruyen sus comunidades. "¿Cómo reaccionará Occidente? Mi pregunta no es retórica. Los cristianos en Medio Oriente quieren saber la respuesta", dijo. José Ángel Gutiérrez [email protected]