• Son palabras del Patriarca greco ortodoxo Theophilos III de Jerusalén.
  • Las declaraciones se producen en la apertura de la XI Asamblea General del Consejo de Iglesias de Oriente Medio.
  • "Es imperativo que nuestra atención se centre en la necesidad de reducir el sufrimiento humano" y en "proteger la presencia cristiana", añadió.
  • La reunión propone la vocación de los cristianos a ser instrumentos de la misericordia en esa parte del mundo devastada por la violencia.
La persecución en la que se ven involucrados a los cristianos de Oriente Medio, en esta trágica etapa de su historia, "no es contra fuerzas humanas, no es contra sangre y carne, sino contra principados y potestades, contra los señores de las tinieblas de este tiempo, contra las huestes del mal en lugares vinculados al cielo". Con estas palabras, el Patriarca greco ortodoxo Theophilos III de Jerusalén describe el escenario de rasgos escatológicos en el se ubican las emergencias y tragedias experimentadas por las comunidades cristianas en la región devastada por guerras y fanatismos feroces, recoge Fides. Así lo describió el martes 6 de septiembre en Amman, en la apertura de la XI Asamblea General del Consejo de Iglesias de Oriente Medio, en el que participan 22 líderes y representantes oficiales de las Iglesias y comunidades cristianas repartidas en la zona. El título de la cumbre, tomada del Salmo 118 ('Dad gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia') propone la vocación de los cristianos a ser instrumentos de la misericordia en esa parte del mundo devastada por la violencia, las injusticias, las conspiraciones y los enfrentamientos por el poder. "Teniendo en cuenta la situación actual y las duras condiciones de la región", ha añadido el Patriarca Theophilos en su discurso de apertura, "es imperativo que nuestra atención se centre en la necesidad de reducir el sufrimiento humano" y en "proteger la presencia cristiana. Esto es nuestra responsabilidad, y no podemos y no debemos esperar a que otros se hagan cargo de esa responsabilidad en nuestro lugar". Muchas de las intervenciones de los jefes y representantes de las iglesias  -desde el Patriarca copto ortodoxo Tawadros al Patriarca siro ortodoxo Ignatius Aphrem II, del Catholicos armenio Aram I al Patriarca greco ortodoxo de Antioquia Yohanna X-  han abordado las muchas emergencias de las comunidades cristianas de Oriente Medio en este momento histórico. Muchos han remarcado la necesidad de encontrar nuevas formas eficaces para la comunión entre los bautizados y la urgente necesidad de alimentar la tradición de convivencia y diálogo entre cristianos y musulmanes, para hacer frente juntos a la enfermedad del fanatismo sectario y encontrar las maneras de hacer valer en los países de Oriente Medio, los principios de ciudadanía de plena igualdad de los ciudadanos ante la ley. Andrés Velázquez [email protected]