• El régimen más hermético del mundo necesita siempre un enemigo externo para 'sujetar' a la población.
  • Ahora ordena a sus tropas que se preparen para el combate y para lanzar operaciones sorpresa contra el Sur. ¿Busca una excusa para probar sus misiles?
  • La tensión bélica, en forma de cruce de disparos, se ha avivado este mes tras la explosión de una mina en la zona desmilitarizada.
El presidente de Corea del Norte, Kim Jong-un, vuelve a dar la nota. El régimen más hermético del mundo necesita salir a la palestra cíclicamente y lo hace con una doble intención: llamar la atención de la opinión pública internacional -con las amenazas a sus vecinos siempre obtiene réditos en alguna negociación- y en clave interna, con un mensaje propagandístico más a su población. Es la práctica habitual en esa dictadura comunista: el enemigo siempre está fuera, pero nosotros somos los más poderosos. Parece un chiste, si tenemos en cuenta el drama que vive su atormentada población, también una de las empobrecidas y que más hambre pasa del mundo. Ese enemigo vuelve a ser ahora Corea del Sur, del mismo modo que también lo han sido Japón o la mismísima EEUU. Para ello tiene un arma: la distancia que pueden alcanzar sus misiles nucleares. El líder ha ordenado este viernes a sus tropas situadas en la frontera con Corea del Sur que estén en estado de alerta y preparadas para el combate, y a eso se añade la tensión propia del momento con un inusual intercambio de tiros de artillería entre los dos ejércitos. El detonante fue la explosión de una mina, a principios de mes, en una zona teóricamente desmilitarizada. Pero, del mismo modo, Pyongyang puede estar buscando una excusa para probar sus misiles. Kim Jong-un, el mismo que ejecutó en mayo a su ministro de Defensa con un cañón antiaéreo, ha ordenado a sus tropas, en concreto y a través de la agencia oficial, que estén "plenamente listas para el combate y para lanzar operaciones sorpresa". Y Corea del Sur, que ya tiene alguna experiencia en resistir los caprichos del pirado del norte, ha contestado que "responderá con fuerza a cualquier tipo de ataque norcoreano, y que será Corea del Norte quien deba asumir toda la responsabilidad por este tipo de acciones de represalia". Daniel Esparza [email protected]