• Una entusiasmada Soraya ha sumado al Gobierno a los principios de "opción sexual" e "identidad de género".
  • Es decir, que para el Ejecutivo Rajoy el sexo lo elige uno. Como el nacer.
  • Mientras, los hermanos Castro vuelven a burlarse de España: no hemos renegociado la deuda con Cuba, se la hemos condonado.
Consejo de Ministros del 13 de mayo. El Gobierno Rajoy avanza triunfante hacia las elevadas cimas del homosexualismo. Del Partido que presentó un recurso contra el gaymonio de ZP hemos pasado a una vicepresidenta, portavoz, doña Soraya Sáenz de Santamaría, dueña y señora de la modernidad, sumándose al Día Internacional contra la homofobia y la transfobia. Porque no sólo hay muchafobia contra los gays, no señor, sino también contra los travestis. Y no se crean, doña Soraya ha profundizado mucho: ya habla de "identidad de género" y de "opción sexual". Es decir que el Gobierno de España acepta la piedra angular del homosexualismo, que el sexo es algo que elige cada cual según le venga en gana, que es algo parecido a decir que también nos creamos a nosotros mismos. ¡Ah!, y la tontuna habitual sobre la necesidad de apoyar un día internacional que se celebra desde que la Organización Mundial de la Salud decidió, en 1990, que la homosexualidad no era una enfermedad. Por supuesto, nunca lo ha sido. La homosexualidad no es una patología: es una inmoralidad. Otra cosa es que como todo lo inmoral, es decir, todo lo antinatural, provoque enfermedades. En cualquier caso, ¡qué vergüenza de Gobierno! Más novedades de un Consejo de Ministros en funciones, es decir, sin novedades. España ha firmado un acuerdo de refinanciación de deuda con La Habana. Más que refinanciar a Cuba lo que hemos hecho es condonarles lo que nos deben y sin contraprestación alguna. En plata, que los hermanos Castro le han vuelto a tomar el pelo a los españoles. Vamos, que han abofeteado al Gobierno en la cara de todos los españoles. Bueno, en la cara no, en el bolsillo. Cuba nos debe casi 2.500 millones de euros en capital. Ojo, le hemos condonado en intereses casi 1.800 millones de euros, y le hemos refinanciado a tipo cero durante cinco años otros 750 millones de euros. ¿A cambio de qué? ¿De primacía en exportaciones, en explotación turística? A cambio de nada. Sáenz de Santamaría nos anuncia que se repartirán 230 millones de euros para 2017 entre entidades sociales y ONG que presentan proyectos, extraídos del 0,7% del IRPF, casilla situada al lado mismo de la de la Iglesia. Lo curioso es que los españoles que marcan la casilla de la Iglesia más que duplican a los que marcarán la casilla de la 'ONG'. Aunque lo lógico, sería marcar las dos. Eulogio López [email protected]