• Hasta Margallo aseguró que el acuerdo UE-Turquía era una chapuza.
  • Pero ahora resulta que hemos sido de lo más generosos.
  • La vicepresidenta se enreda con la Brigada Aranzadi y pide seriedad… a la Generalitat y a la prensa.
  • Y asegura que la Generalitat no es Estado. Pero sí que lo es.
Consejo de Ministros del viernes 9 de abril. Increíble pero cierto. Doña Soraya Sáenz de Santamaría (en la imagen), vicepresidenta del Gobierno, hace un balance sobre la acogida a refugiados sirios e iraquíes en España. ¡Y se trata de un balance triunfal! Cuando media Europa agacha la cabeza, avergonzada de su egoísmo, y la otra media dice que no se podía hacer otra cosa, cuando el propio García Margallo ha dicho que el acuerdo entre la Unión Europea y Turquía era una "chapuza", doña Soraya, la vice-frívola, lanza un chorro de cifras que ni dicen nada ni aclaran nada, salvo que España se ha comportado con el mismo egoísmo cerril que la mayoría de los países europeos. De entrada, recuerden que una migración de más de 1 millón de personas camino de Europa. Pues bien, doña Soraya reitera que las peticiones de asilo se han multiplicado en España. Sí, pero fueron 20.157 durante  2015 y hasta junio del 2016 llevamos 9.000. Si hablamos de reubicación (refugiados que ya han entado en otros países europeos y que España acoge) la cifra es de 15.800 y si hablamos de asentamientos (viene directamente a España del exteriores de Europa) estamos en los 1.449. Sin comentarios. Pues bien, como las cifras son ridículas, Soraya planea los incrementos en términos porcentuales. En efecto, 4 refugiados acogidos será el doble de 2, pero no por ello deja de ser una miseria. Y luego se enfada. Un periodista alude a la Brigada Aranzadi (feliz invento del periodista de La Vanguardia, Enric Juliana) para referirse a la decisión del Gobierno central de enviar a los tribunales, sobre todo al TC, muchas de las iniciativas de la Generalitat, es decir, a los abogados del Estado. Soraya se lo toma como algo personal y se enfada. Pide seriedad, a la Generalitat y a los periodistas, entiendo. Y llevada del entusiasmo negacionista repite una frase hecha, táctica ésta a la que es muy aficionada: "La Generalitat no puede hacer estructuras de Estado porque no lo es" Pues no, vicepresidenta. La Generalitat sí es Estado, lo que ocurre es que es parte del Estado. Pero el lapsus revela mucho. Cuando Soraya afirma que el Gobierno de España también lo es de los catalanes dice bien; cuando asegura, en sentido inverso, que la Generalitat no es Estado dice mal. Por lo que respecta a pactos, dos matices: Rajoy ha alejado a Soraya del núcleo duro que negocia la formación del futuro Gobierno. Por eso, Sáenz de Santamaría repite la sosa cantinela de que hay que ocuparse de los intereses generales, no particulares. Traducido: que el PSOE debe apoyar a Rajoy para ser ministro. La verdad es que sí hay posibilidad de ser investido con el apoyo de los "afines ideológicos" si por ellos entendemos Ciudadanos, Convergencia, PNV, y los dos diputados canarios, incluido Quevedo. Lo malo es que Rajoy no puede ceder en las pretensiones independentistas de un enloquecido Artur Mas, que, además, es incompatible con Rivera. En cualquier caso, PP y PSOE, ambos, no uno, deberían ceder. Eulogio López [email protected]