• El PNV se empeñó, no en reformar la Prisión Permanente Renovable (PPR) del PP, sino en cargársela.
  • Total, ya ha renovado el concierto.
  • Y el PSOE y Podemos lo secundaron.
  • No se trata de hacer nuevas leyes sino de enmendar el sudario de Penélope.
  • El PP le cae mal a los medios. Y Méndez de Vigo no lo ha mejorado.

Consejo de Ministros del viernes 16 de marzo de 2018. Y en paralelo, y a este paso por mucho, mucho tiempo, el Consejo de Ministros del 155, el del virreinato de Cataluña, que tiene casi más deberes que el del conjunto de España. Las leyes, como siempre, bajo mínimos: nueva aportación a la financiación autonómica, la reforma de la normativa sobre Montes y otras fruslerías. Las preguntas de los periodistas, al escogido lobby del portavoz del Gobierno, ministro Íñigo Méndez de Vigo, casi siempre sobre los mismos temas (por ejemplo, Cataluña) en línea: no decir nada ni cuando hay oportunidad para decirlo. Y había mucho que decir con cargo a la semana que termina. Ha sido otra semana donde ha estallado el cainismo español y la política del sudario de Penélope. Es la historia, por ejemplo, de la Prisión Permanente Revisable (PPR), movida por el PNV (total, como ya ha conseguido renovar el concierto puede dedicarse a abofetear al Gobierno, en la cara de todos los españoles). Vamos, que no se trata de reformar las leyes para hacer realidad su programa electoral sino de destejer la tela que otros han tejido. En este caso, del PP. Y además ha sido el PNV el que, una vez vendidos sus votos a cambio de la renovación del Concierto y el Cupo, se ha lanzado a abofetear al Gobierno en la cara de todos los españoles. Lo que tú haces hoy, yo lo desharé mañana. No lo cambiaré ni lo reformaré: lo derribaré. En plata, se trata de fastidiar. Es el cainismo español llevado al Congreso. ¿Tú has puesto en marcha la PPR? Pues yo me la cargo. No importa que haya coincidido (no, no lo han hecho coincidir con el asesino de Gabriel, el PP provocó el pleno antes) con los sucesos de Almería. En cualquier caso, ya no se trata sólo de Gabriel, son muchos los asesinatos que han sobrecogido a la opinión pública por su crueldad. Pero el cainismo español… Para el PSOE es menos preocupante ponerse en frente de la opinión pública que… fastidiar al PP. Por cierto, el PP empieza a caer mal a los medios. Hablo de los periodistas de izquierdas y de derechas. Y no es por su política: es por el trato de sus dirigentes, cada vez más altivo, cada vez más incongruente, cada vez más tedioso. Eulogio López [email protected]