• Así que su valido, Fernando Giménez Barriocanal, incrementa su poder.
  • Eso sí, continúa postulándose para presidir el IOR vaticano.
  • Porque donde no sabe cómo ocultar su fracaso es en 13TV.
  • El cardenal Cañizares se niega a entrar en la batalla.
  • Y Omella queda descartado por falta de apoyos.
  • Continuidad en la Conferencia Episcopal… en todos los aspectos.
  • El principal problema: la confusión doctrinal española.
  • De entrada, lo mejor sería que los obispos se alejaran de la órbita PP.
El cardenal arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez (a la izquierda de la imagen, junto a Osoro) tiene todos los boletos para renovar, en la inminente asamblea Plenaria, como presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) por un tercer y último mandato. Lo ha pactado con otro de los candidatos, el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro. De esta forma, Juan José Omella, obispo de Barcelona, se queda fuera del concurso. Quizás lo menos sabido es que cuando le propusieron al cardenal-arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, para que confrontara con Blázquez: se negó. Y si monseñor Blázquez continúa al frente significa dos cosas: que nada va a cambiar y que Fernando Giménez Barriocanal, el presidente de COPE, no mandará lo mismo, sino más. Barriocanal es el valido de monseñor Blázquez. Nada va a cambiar: es lo más grave. Los obispos no rompen con el Partido Popular y éste les seguirá tomando el pelo. Por su parte, Barriocanal ha vuelto a vender como un éxito el 0,7%, además de su gestión en la COPE. Pero lo que no tiene venta alguna es 13TV, que ha vuelto a cerrar otro ejercicio, 2016, según fuentes internas del canal, por encima de los 10 millones de euros. 13TV acumula pérdidas de 70 millones de euros y exige más aportaciones de la Iglesia. Como adelantara Hispanidad, Giménez Barriocanal, sustituyó a José María Mas como presidente de derecho del canal y ya ha tenido tiempo de arrepentirse de ello. Las cifras, las pérdidas, de la tele, comparadas con las de la radio… hablamos de otra dimensión. Y esa es la cosa, que Barriocanal quiso acaparar todo el poder en la tele y cuando no salgan las cifras no sabrá a quién echarle la culpa: tengan en cuenta que hablamos de una empresa a la que el propio auditor otorga pocas posibilidades de supervivencia. Y entonces, ¿a quién le echamos la culpa? En cualquier caso, el reto de Ricardo Blázquez no es ni la COPE ni 13TV sino alejarse del PP, de la ideología del PP y la gente del PP, un buen modo de iniciar la reconquista magisterial. Porque la confusión doctrinal ha alcanzado en España cotas nunca vistas ni conocidas. Eulogio López [email protected]