• La Cámara de Representantes de EEUU vota a favor de prohibir abortos cuando el feto puede sentir dolor.
  • Y el aborto de niños con Síndrome de Down podría llegar a su fin en Ohio.
  • Arizona, Kansas, Carolina del Norte, Dakota del Norte, Oklahoma, Pennsylvania y Dakota del Sur ya prohíben los abortos selectivos por sexo, y Arizona prohíbe el aborto por razones de raza.
  • Dakota del Norte prohíbe el aborto en casos de anomalía genética.
  • Indiana, Missouri y Dakota del Sur también han considerado la prohibición del aborto después de los diagnósticos del síndrome de Down.
EEUU, poco a poco, va dando pequeños pasos en defensa de la vida del más débil, el niño no nacido, que debería tener igual dignidad y derechos que los demás seres humanos, lo cual es de ley natural. Hay que recordar, en cualquier caso, que Estados Unidos es uno de los siete países del mundo que no ponen límites para el aborto tardío. El aborto durante los nueve meses de embarazo por cualquier razón es legal en muchas partes del país. Sin embargo, por 237 votos a favor y 189 en contra, la Cámara de Representantes sacó adelante una ley que prohibirá practicar abortos a partir de la 20 semana de gestación, cuando el no nacido puede sufrir dolor mientras es asesinado, recoge Infocatólica. El proyecto de ley, el Pain-Capable Unborn Child Protection Act, fue patrocinado por el republicano pro-vida Trent Franks. El proyecto establece como excepciones los casos de aborto por violación e incesto, aunque dicha circunstancia debe ser acreditada por un informe médico federal. La ley recibió el respaldo del Arzobispo de Nueva York y Presidente del Comité Provida de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, Cardenal Timothy Dolan, quien solicitó a los parlamentarios apoyar el proyecto de ley, en una carta firmada el 29 de septiembre. "Sostenemos que todo niño, desde la concepción en adelante, merece el amor y la protección de la ley. Creemos que ninguna persona ni gobierno tiene el derecho a tomar esa vida de un ser humano inocente, y sostenemos que los problemas reales que llevan a las mujeres a considerar el aborto deberían ser atendidos con soluciones que apoyen tanto a la madre y al niño". El purpurado recordó que los casos «de niños que nacen más temprano en el embarazo, tan temprano como en la 20ª semana después de la concepción, se están volviendo más comunes», y señaló que «estos procedimientos después de la mitad del embarazo implican también serio peligro para las mujeres, como lo evidencia el perturbador número de noticias sobre la muerte o complicaciones serias de mujeres que se someten a tales procedimientos». Por otra parte, dos proyectos de ley presentados en el Senado y en la Cámara de Representantes de Ohio (Estados Unidos), podrían terminar con los abortos cometidos contra los no nacidos con síndrome de Down en este Estado, publica Aciprensa. "Es muy preocupante pensar que algunas vidas serían juzgadas como menos valiosas que otras", dijo el senador Frank LaRose según la agencia AP. LaRose es el patrocinador del proyecto de ley presentado en el Senado de Ohio. Junto al proyecto 214 presentado en la Cámara de Representantes, el texto 164 del Senado de Ohio busca impedir que los médicos realicen abortos "si la persona tiene conocimiento de que la mujer embarazada está buscando el aborto sólo porque" el niño no nacido ha sido diagnosticado con síndrome de Down. El proyecto de ley no castigaría a ninguna madre que busque un aborto después de un diagnóstico prenatal de síndrome de Down. Sin embargo, los médicos que violasen la restricción intentando practicar el aborto de un no nacido porque fue diagnosticado con síndrome de Down, sería acusado de cometer un delito grave en cuarto grado y la junta estatal médica tendría que revocar su licencia. Además deberían pagar los costes legales. Según los centros para el control y prevención de enfermedades, el síndrome de Down afecta aproximadamente a uno de cada 700 bebés nacidos en los Estados Unidos. Según un estudio de 2012, alrededor del 75% de las mujeres embarazadas cuyos bebés fueron diagnosticados con síndrome de Down decidieron abortar. Según la investigación coordinada por el Hospital General de Massachusetts, el aborto voluntario ha contribuido a una disminución de entre el 26 y el 52% en el número de bebés que se esperaba nacieran con síndrome de Down. Si se aprueba, Ohio no será el primer estado en prohibir el aborto por razones de capacidad o factores genéticos. Arizona, Kansas, Carolina del Norte, Dakota del Norte, Oklahoma, Pennsylvania y Dakota del Sur ya prohíben los abortos selectivos por sexo, y Arizona prohíbe el aborto por razones de raza. Dakota del Norte prohíbe el aborto en casos de anomalía genética. Indiana, Missouri y Dakota del Sur también han considerado la prohibición del aborto después de los diagnósticos del síndrome de Down. En junio de 2016, el Papa Francisco dijo que aquellos que buscan "eliminar" a las personas con discapacidad "no entienden el verdadero significado de la vida, lo cual también tiene que ver con aceptar el sufrimiento y las limitaciones". José Ángel Gutiérrez [email protected]