• Un ataque de los narcoterroristas privó de electricidad al principal puerto del país en el Océano Pacífico.
  • "No hay manera de justificar el atentar contra colombianos y su seguridad; dejar sin luz a Buenaventura es terrorismo rampante", dijo el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón.
Terroristas de las FARC derribaron el domingo con explosivos una torre de interconexión eléctrica en una zona selvática del suroeste de Colombia, un ataque que dejó sin electricidad al principal puerto del país sobre el Océano Pacífico, informaron las Fuerzas Militares, según Reuters. El ataque, que no afectó las actividades de carga del terminal marítimo de Buenaventura aunque dejó sin electricidad a unas 400.000 personas, se produjo en medio de un aumento de las hostilidades después de que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) rompieron hace más de un semana un cese unilateral del fuego. "No hay manera de justificar el atentar contra colombianos y su seguridad. Dejar sin luz a Buenaventura es terrorismo rampante", dijo el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, a través de su cuenta de Twitter. Pese a la decisión de romper la tregua en represalia por un bombardeo de las Fuerzas Militares en el que murieron 27 de sus combatientes, incluido un jefe rebelde que había participado en la negociación de paz que se realiza en Cuba, las FARC anunciaron que continuarán en la mesa en busca de un salida al conflicto. El actual proceso ha logrado más avances que todos los esfuerzos previos por poner fin al conflicto, pese al aumento de las hostilidades con ataques y bombardeos en los últimos días y los altibajos y tensiones en los 30 meses de negociación. Desde que comenzase el conflicto, han muerto más de 220.000 personas. Aunque acciones como la que se narra aquí no invitan, precisamente, al optimismo sobre el proceso de paz... José Ángel Gutiérrez [email protected]