• Este miércoles la guerrilla terrorista atacó una base militar y un oleoducto, apenas horas después de que terminara un cese al fuego bilateral con el Gobierno colombiano.
  • Como respuesta a los ataques, el Gobierno colombiano se retiró de la mesa de diálogo con el ELN un día después de haber iniciado las conversaciones para tratar de alcanzar otro cese al fuego.
  • El Gobierno de Juan Manuel Santos busca negociar con el ELN un acuerdo de paz como el que alcanzó en 2016 con las FARC, ahora convertidas en un partido político.
  • Pero expertos en materia de seguridad afirman que el ELN es mucho menos organizado y más ideológico (teología de la liberación) que las FARC.
La frágil paz en Colombia recibió una sacudida este miércoles después de que el Ejército de Liberación Nacional (ELN) atacara una base militar y un oleoducto apenas horas después de que terminara un cese al fuego bilateral con el gobierno, que duró 102 días, publica The New York Times. No se reportaron víctimas mortales en los ataques, pero el hecho de que ocurrieran muestra los retos que todavía enfrenta el país ahora que el gobierno busca negociar con el ELN un acuerdo de paz como el que alcanzó en 2016 con las Farc, ahora convertidas en un partido político. Los ataques también sucedieron pocos días antes de la visita a Colombia del secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres; una visita que tiene como fin examinar el cumplimiento del proceso de paz. Como respuesta a los ataques, el Gobierno colombiano se retiró de la mesa de diálogo con el ELN apenas un día después de haber iniciado las conversaciones para tratar de alcanzar, probablemente, otro cese al fuego. "Estuvimos siempre dispuestos a prorrogar el cese al fuego con el ELN", dijo el presidente Juan Manuel Santos. "Inexplicablemente se negaron y hoy reanudaron ataques terroristas". El mandatario dijo que le ordenó al jefe negociador Gustavo Bell que regresara de Quito, donde se realizaban las conversaciones, para "evaluar el futuro del proceso". La insistencia del ELN en seguir luchando reduce la esperanza de que se logre un acuerdo de paz, incluso si se reanuda el diálogo, advirtió Camilo González Posso, director del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz). Expertos en materia de seguridad afirman que el ELN es mucho menos organizado y más ideológico que las Farc y que Santos, cuyo mandato termina este año, tiene pocos caminos para alcanzar un pacto con un grupo que parece poco interesado en poner fin a sus ataques. "En el gobierno hay sectores que creen que es un desperdicio porque no llevará a nada", dijo González. "Y en el ELN creen que el gobierno no va a cumplir y que con el cese al fuego están perdiendo terreno". El Ejército de Liberación Nacional, conocido también como el ELN, es una organización guerrillera insurgente que opera en Colombia. Se define como de orientación marxista-leninista y pro-revolución cubana. Su condición de guerrilla de los años 70 y 80 popularizó la llamada Teología de la Liberación, siendo uno de sus precursores, el cura guerrillero Camilo Torres Restrepo, según su interpretación lo que él llamaría "Marxista-Cristiana". El ELN, ha tenido su bastión fundamental entre sacerdotes católicos con afinidad socialista, tal es el caso de Manuel Pérez Martínez "El cura", como era conocido en las filas guerrilleras, comandante de ese grupo insurgente desde los 70, hasta su muerte por hepatitis en 1998. José Ángel Gutiérrez [email protected]