• El exalcalde izquierdista de Bogotá Gustavo Petro y el senador de derecha Iván Duque ganaron el domingo con comodidad sus boletos a las elecciones presidenciales.
  • En las últimas encuestas para las presidenciales del 27 de mayo, Petro y Duque son los favoritos y aparecen empatados en los primeros lugares.
  • Ambos son partidarios del aborto y del matrimonio homosexual.
  • Pírrico y ridículo resultado electoral de las FARC: sin embargo, tiene garantizados diez escaños, cinco por cada Cámara.
El exalcalde izquierdista de Bogotá Gustavo Petro y el senador de derecha Iván Duque ganaron el domingo con comodidad sus boletos a las elecciones presidenciales de Colombia, en unos comicios en los que la antigua guerrilla de las FARC debutó como partido político cosechando muy pocos votos, informa Reuters. Petro, que fue militante de la desmovilizada guerrilla del M-19, alcanzó casi un 85 por ciento de los votos, superando al exalcalde de Santa Marta Carlos Caicedo, que obtuvo el restante 15 por ciento. "Esta campaña que oficialmente arranca hoy tiene un objetivo, ganar la presidencia de Colombia", dijo Petro, quien se declaró satisfecho por los 2,8 millones de votos que obtuvo. Duque, respaldado por el expresidente Álvaro Uribe, logró casi un 68 por ciento de la votación con más de 4 millones de sufragios, superando a la exministra de Defensa Marta Lucía Ramírez con casi un 26 por ciento y al exprocurador Alejandro Ordóñez, que obtuvo menos del 7 por ciento. En las últimas encuestas para las presidenciales del 27 de mayo, Petro y Duque son los favoritos y aparecen empatados en los primeros lugares. Gustavo Petro es partidario del aborto en los tres supuestos que actualmente tiene aprobados Colombia, según Semana. También es partidario del matrimonio homosexual. Por su parte, Iván Duque también es partidario del matrimonio homosexual, según Voto Católico. Y del aborto, también según recoge también Voto Católico. Así que ambos candidatos son afines al Nuevo Orden Mundial, que pretende implantar en todo el mundo políticas contrarias a la ley natural. Por su parte, la antigua guerrilla de las FARC, ahora Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, ha cerrado su primera participación electoral tras la firma del acuerdo de paz en 2016 con varias decenas de miles de votos que apenas representan unas décimas del porcentaje total. Sin embargo, tiene garantizados diez escaños, cinco por cada Cámara. El Consejo Nacional Electoral concede a la antigua guerrilla en torno al 0,34 por ciento de los votos en los comicios para el Senado y alrededor del 0,22 por ciento en los del Congreso, recogió Europa Press. Andrés Velázquez [email protected]