• La alcaldesa de Barcelona regula la ocupación de pisos públicos y procedentes de bancos.
  • La propuesta está recogida en el nuevo reglamento para la adjudicación de viviendas de emergencia social.
El Ayuntamiento de Barcelona de la alcaldesa Ada Colau regulará las ocupaciones de pisos que se hayan producido en los últimos años en el parque público de vivienda o en aquellas viviendas procedentes de entidades bancarias que, a través de convenios, se incorporen en el patrimonio municipal o acaben siendo gestionadas por el Ayuntamiento. Se trata de una propuesta que incorpora el nuevo "reglamento para la adjudicación de viviendas para emergencia social por perdida de residencia" que está en exposición pública, informa La Vanguardia. La medida afectará a aquellas familias que han perdido su piso por el impago de la hipoteca o el alquiler y están en situación de vulnerabilidad. El documento establece que, una vez entre en vigor el nuevo reglamento, el Ayuntamiento dispondrá de un año para regular las ocupaciones en el parque público, y seis meses en aquellas viviendas procedentes de bancos. La intención es tener una relación contractual con estas familias que podrán seguir en estas residencias siempre y cuando cumplan unas condiciones. La intención del nuevo equipo de gobierno es la de establecer un protocolo de actuación ante aquellas familias que se encuentran en situación de vulnerabilidad al no poder hacer frente a los pagos de la hipoteca o la renta de alquiler por causas sobrevenidas. En los últimos meses el Ayuntamiento ha iniciado el camino para captar vivienda a través del tanteo y retracto –una figura que da prioridad a los ayuntamientos en la compra pisos procedentes de ejecuciones hipotecarias cuando una entidad bancaria prevea venderla a terceros– o convenios con bancos y la Sareb. Precisamente, el pasado mes de diciembre se firmó un acuerdo con el banco malo, la Sareb, para ceder 200 pisos de los 562 que tiene en la ciudad para que sean gestionados por el Ayuntamiento. La mitad de estas viviendas están ocupadas por familias con pocos recursos y distintas situaciones, desde familias que no pueden pagar hasta okupas que han entrado de manera ilegal o víctima de estafas. Andrés Velázquez [email protected]