• Con el español Marcos de Quinto al frente, la multinacional norteamericana se apunta al homosexualismo.
  • Y con Ana Botín como consejera de la matriz.
  • El último spot de la firma de refrescos promociona los "300 tipos de familia"… que son las que conducen a la felicidad.
  • Madres solteras pero, sobre todo, padres gays.
  • Y la campaña golpea -pervierte- donde más duele: en los niños.
  • En España se emite el anuncio tras haber cerrado la compañía cuatro plantas y despedido a 750 trabajadores.
  • Pero, eso sí, es una empresa progresista: despide empleados y sigue ejerciendo como un monopolio de hecho en España.
  • En la práctica, si usted quisiera castigar a Coca Cola por sus conductas ligeramente aberrantes, lo tendría difícil: opera como un monopolio.
  • No obstante: la solución es clara: no compre Coca Cola.

Marcos de Quinto se ha convertido en el número dos de hecho de la multinacional norteamericana Coca Cola. Consiguió que en España funcionara como un verdadero monopolio y su último gesto, gracias al cual fue ascendido, fue el plan -nos es igual que fuera de las franquicias, embotelladoras o de la propia firma- de cerrar cuatro plantas y despedir a 750 trabajadores. ¿Por qué iba mal la empresa? Porque los accionistas querían ganar más. Y eso, en el país que mejor ha tratado a la megaempresa estadounidense y en la que opera sin cortapisa alguna hasta copar casi todas las estanterías de las tiendas. Es más, si usted pretende castigar a Coca Cola comprando otro producto lo tendría realmente difícil. 

Como resultado de todo ello, al menos tres españoles han subido como la espuma en el organigrama de la empresa de Atlanta: el mencionado Marcos de Quinto, la catalana Sol Daurella (ahora en el Consejo del Santander) y la presidenta del propio grupo Santander, Ana Botín, consejera de Coca Cola.

Y tras la escabechina laboral, con uso y abuso de dominio, viene la segunda parte: Coca Cola lava su imagen con un spot publicitario de lo más progre. Ya se sabe que si eres progresista y un poco cristófobo, se te perdona todo, hasta los despidos innecesarios. Por eso, ha lanzado un spot que pueden ver aquí, en la línea de los 300 tipos de familia: ya saben, madres FIV, conciliación exagerada pero, sobre todo, padres homosexuales, que es la guinda de la tarta y a donde quería llegar don Marcos de Quinto, apóstol de la 'modelnidad'. 

En resumen, para lavar su imagen de negocio explotador Coca Cola promociona el homosexualismo: así se les perdona todo. Ya hemos hablado de las empresas que se suman a la sodomía para mejorar su imagen y pasar por políticamente correctas. Se suma Coca Cola así a las campañas de otras firmas por llamar la atención, caso del fregasuelos ASEVI o por evitarse las presiones mafiosas del lobby gay, como el Corte Inglés, hacen guiños a la sodomía. Pero Coca Cola ha hecho algo más que un guiño, pues ha tocado el punto más sangrante de la actual promoción de la sodomía: la educación de un niño pequeño por dos homosexuales o dos lesbianas.

Como sigamos así, al final la única familia inaceptable será la familia natural, compuesta por un hombre, una mujer y sus propios hijos. Al tiempo.

En el entretanto, la solución es el consumo inteligente: no compres Coca Cola

Eulogio López

[email protected]