• La multinacional conocida como la 'marca de la felicidad' quiere afianzar su posición en esta categoría, ya que potenciar los hábitos de vida saludables está de moda.
  • Para ello, no ha dudado en incrementar su cartera de marcas: añade las especializadas en té Gold Peak y Fuze Tea, además de la de agua mineral I Lohas, y ya suma en total 20.
  • La compañía que preside Muhtar Kent gana 6.286 millones de euros en 2014, un 17,3% menos que en el año anterior, mientras sus ventas bajan un 1,8%, hasta 40.736 millones.
  • Al tiempo, su principal competidor, Pepsico, tuvo el año pasado un beneficio de 5.754 millones (-3,4%) y facturó 58.916 millones ( 0,4%).
  • Paralelamente, en España sigue sin escribir las palabras The end en el conflicto que creó su embotellador único al plantear un ERE con beneficios y el cierre de cuatro plantas, entre ellas, la de Fuenlabrada. 

Parece que a Coca-Cola las cosas no le van del todo bien. La multinacional estadounidense, con sede en Atlanta, y conocida como la 'marca de la felicidad', ha perdido 'chispa', pues ha crecido más en el sector de bebidas carbonatadas, zumos, agua y té que en el de refrescos, el cual era hasta hace poco su principal dedicación.  

Esta afirmación proviene de los resultados que la compañía presentó el pasado martes, correspondientes a 2014. En bebidas carbonatadas, zumos, agua y té ha crecido un 4% respecto a 2013, mientras que en refrescos sólo lo ha hecho en un 1%. Esta tendencia también se puede ver en el desglose de sus divisiones mundiales, por ejemplo en Europa, donde la primera categoría ha caído un 3%, pero la segunda ha subido un 1%.

Esto demuestra que la multinacional quiere afianzar su posición en las bebidas que no son refrescos, ya que potenciar los hábitos de vida saludables está de moda. Para conseguir este objetivo, no ha dudado en incrementar su cartera de marcas. En concreto, ha añadido dos especializadas en té, la estadounidense Gold Peak y Fuze Tea -que se distribuye en 40 países-, y otra de agua mineral, I Lohas, la cual se vende en Japón. De esta manera, tiene ya un total de 20 marcas en su portfolio. 

Sin embargo, los resultados económicos del año pasado no han sido tan positivos. La compañía que preside Muhtar Kent ha ganado 6.286 millones de euros, un 17,3% menos que en el anterior. Mientras que sus ventas han bajado un 1,8%, hasta los 40.736 millones. Es más, sus ingresos han caído en todas sus divisiones, excepto en Europa, donde han aumentado un 4%. Respecto a los resultados del cuarto trimestre, el beneficio descendió un 55%, hasta los 682 millones y la facturación, un 1,5%, hasta los 9.628 millones. Conviene no olvidar que Coca-Cola vive en estos momentos inmersa en un plan de reducción del gasto, con el que pretende recortar sus costes en 2.656 millones hasta 2019 y despedir entre 1.600 y 1.800 trabadores.

Mientras, su principal competidor, Pepsico, tuvo el año pasado un beneficio de 5.754 millones (-3,4%) y facturó 58.916 millones ( 0,4%). Entre los meses de octubre y diciembre, los resultados fueron de unas ganancias de 1.158 millones (-24,7%) y sus ventas bajaron un 0,8%, hasta los 17.626 millones.

Al hilo de los despidos no podemos olvidar a España, donde aún no se han escrito las palabras The end en el conflicto que creó su embotellador único, Coca-Cola Iberian Partners (CCIP), tras plantear un ERE con beneficios y el cierre de cuatro plantas. Entre ellas, paradójicamente la de Fuenlabrada (Madrid), la segunda más productiva de Europa y con una alta tecnología, que siempre se ponía de ejemplo cuando los directivos de Atlanta venían de visita. Sin embargo, como ya ha informado Hispanidad, su cierre es más una cuestión política y los trabajadores que la custodian intentan evitar su desmantelamiento.

Pero a Coca-Cola le crecen los enanos en nuestro país porque Pepsico y Orangina Schweppes distribuirán juntos en la hostelería española. Un intento de hacerle sombra al gigante estadounidense que actúa prácticamente como un monopolio en España que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) se niega a investigar. Por su parte, la 'marca de la felicidad' parece no darse por aludida, a la vista de la foto que han colgado en los perfiles de su red social (en la imagen), que dice "Lo primero es hacernos felices a nosotros mismos".

Cristina Martín

[email protected]