• El embotellador sigue haciendo oídos sordos a la sentencia de la Audiencia Nacional, ratificada por el Supremo.
  • El lunes se reincorporarán 85 empleados con las mismas funciones que tenían antes del ERE. Y 135, el día 10, en otro puesto.
  • Pero el periplo judicial no ha terminado: el jueves, la Audiencia resolverá si la readmisión es regular o irregular.
  • Mientras, Coca-Cola saca tajada de su reestructuración en España para enriquecer a la 'megaembotelladora' europea.
Coca-Cola, bueno más concretamente su embotellador único español (Coca-Cola Iberian Partners), no hace otra cosa en nuestro país que acumular errores y lo que es peor, persistir en ellos. De hecho el próximo lunes 7 de septiembre reabrirá la planta de Fuenlabrada, eso sí, como centro logístico y no como lo que era: centro productivo. De esta manera, CCIP sigue sin cumplir la sentencia de la Audiencia Nacional, que declaraba nulo el ERE, y que posteriormente fue ratificada por el Tribunal Supremo. Y es que como ya hemos comentado en más de una ocasión, el embotellador que preside la poderosa Sol Daurella presume de cumplir la sentencia, pero lo hace 'a su manera', como cantaría Frank Sinatra. 19 meses después la planta de Fuenlabrada volverá a abrir sus puertas, aunque estará lejos de ser lo que un día fue. Y es que no será un centro de producción, sino solamente un centro logístico. El lunes se reincorporarán 85 empleados con funciones similares a las que tenían antes del ERE. Sin embargo, los otros 135 restantes, volverán a trabajar el día 10, pero en puestos distintos: ya no realizarán labores de producción y por ello, han recibido cursos de formación relacionados con su nueva tarea. Hace unas semanas, CCIP dio por cerrado el ERE, olvidando que es nulo. En concreto, logró un acuerdo con 423 trabajadores: "ventajosos acuerdos" de no incorporación en el caso de 303 personas y con otras 120 de manera individual. Pero el periplo judicial no ha terminado: el próximo jueves, la Audiencia Nacional resolverá si la readmisión es regular o irregular. El portavoz de CCOO en la planta fuenlabreña, Juan Carlos Asenjo, ha insistido en que la readmisión propuesta por el embotellador es "irregular" y no se ajusta a la sentencia "ni en tiempo ni en forma". Además, ha recordado que más de un centenar de empleados espera la resolución de la Audiencia Nacional, tras la vista oral del día 10. Mientras, Coca-Cola Iberian Partners sigue a lo suyo. Su última jugada es que saca tajada de su reestructuración en España para enriquecer a la 'megaembotelladora' europea, que se denominará Coca-Cola European Partners. España parece importarle bastante poco a la 'marca de la felicidad', a pesar de que ser una de sus mejores franquicias internacionales, donde no tiene competencia y actúa como un monopolio, sin la intromisión de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Coca-Cola prefiere pensar a lo grande y se ha aficionado bastante a las fusiones. Como saben, en febrero de 2013 surgió una sola embotelladora para España, Portugal y Andorra -CCIP- y en 2016 ésta se unirá con otras dos europeas, dando lugar a una 'megaembotelladora'. Sólo necesita el visto bueno de las autoridades de competencia y si son como la española, lo tendrá. Cristina Martín [email protected]