• Una megacampaña publicitaria (13 millones de euros) para ganar voluntades.
  • Sigue manteniendo el monopolio de hecho en nuestro país y se prepara para aumentar su capitalización bursátil a costa de los despidos.
  • En resumen, el país que mejor ha tratado a Coca-Cola, España, es el más flagelado.
  • Mientras, la marca silencia a los medios con publicidad.
  • Y naturalmente, todo esto con el beneplácito de los españoles que hay en su cúpula: Marcos de Quinto, Sol Daurella, Ana Botín y Jaime Botín.
Coca-Cola vuelve a hacer gala de su maña en publicidad y lanza una 'megacampaña' de 13 millones de euros, con motivo de la UEFA Euro 2016 (Eurocopa). Eso sí, detrás de todo esto el único objetivo es limpiar su imagen en España tras el ERE y el cierre de plantas que acometió sin ningún escrúpulo. Un conflicto que 28 meses después sigue sin estar cerrado y que ha puesto de manifiesto cómo la marca es capaz de burlarse de una de sus mejores franquicias internacionales. Y es que la multinacional de Atlanta sigue manteniendo en nuestro país un monopolio de hecho, pues prácticamente no tiene competencia. Claro que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha mirado para otro lado. La marca se prepara para el estreno bursátil de su 'megaembotelladora' europea, Coca-Cola European Partners (CCEP), fruto de la fusión entre la norteamericana, la española y la alemana. Un movimiento que llevará a cabo en cuatro bolsas: Nueva York, Londres, Ámsterdam y Madrid. A pesar de lo mal que se porta con España y de los despidos, quiere acercarse al inversor y mantener su nombre en nuestro mercado, así como prolongar su 'herencia cultural' (llegó a nuestro país en 1926) y por supuesto, aumentar su capitalización (debutará valiendo 18.000 millones de euros). Tanto en la fusión como en el proceso de salida a bolsa de CCEP, los despachos de abogados Pérez-Llorca, Garrigues y Uría Menéndez han sido asesores. En resumen, el país que mejor ha tratado a la multinacional de Atlanta, España, es el más flagelado. Y todo ello, a pesar de que su cúpula está repleta de españoles. Mientras, la marca compra, es decir, silencia a los medios con publicidad. Ahora ha invertido más de 13 millones en su última 'megacampaña', la mayor promoción realizada por Coca-Cola en España, según recoge El Programa de la Publicidad. Esta cifra permitirá el lanzamiento de 735 millones de envases para llegar al 95% de la población española, tal y como destacó Esther Morillas, directora de marketing de Coca-Cola para España y Portugal (en la imagen, junto al único árbitro español en la Eurocopa, Carlos Velasco, y al director general de Coca-Cola para España y Portugal, Jorge Garduño). Pero en la campaña aprovecha también para hacer un guiño a los bares españoles, ya que según un estudio de la marca, son los más futboleros de Europa: el 76% de la población española que va a un bar es aficionada al fútbol, por delante de los italianos (64%) o los alemanes (53%). Un guiño más que interesado, pues Coca-Cola está presente en más de 200.000 establecimientos hosteleros en España. Y naturalmente, todo esto con el beneplácito de los españoles que hay en la cúpula de la multinacional. Recuerden que Marcos de Quinto es vicepresidente y responsable de marketing mundial de la marca, en cuyo Consejo también tiene una silla la presidenta del Banco Santander, Ana Botín. Además, Sol Daurella, casada con Carles Vilarrubí (vicepresidente y responsable del Área Institucional del Barça) y actual presidenta del embotellador español, Coca-Cola Iberian Partners (CCIP), tendrá aún más poder, pues será la máxima dirigente de la 'megaembotelladora' europea. Además, Jaime Botín, principal accionista de Bankinter y tío de Ana, es consejero de CCIP. Cristina Martín [email protected]