• Es decir, a dos de las consultorías de comunicación y relaciones públicas más importantes del país.
  • La 'marca de la felicidad' presume de que devuelve a la naturaleza el 95% del agua que contienen sus bebidas.
  • Y lo hace en el Día Mundial del Agua para reafirmar que es verde y se compromete con el medio ambiente.
  • Eso le preocupa más que los trabajadores… el conflicto laboral dura ya más de tres años.
  • Mientras, Fuenlabrada continúa siendo un centro logístico fallido con poca carga de trabajo.
Coca-Cola sigue con su lavado de imagen en España, después de que hace más de tres años se le ocurriera la brillante idea de hacer un ERE a pesar de tener beneficios. Tiene a sueldo a Estudio de Comunicación y a Llorente y Cuenca, dos de las consultorías de comunicación y relaciones públicas más importantes del país, y hay que justificar el dinero que se llevan. Este miércoles, la paradójicamente llamada 'marca de la felicidad' presume de que devuelve a la naturaleza el 95% del agua que contienen las bebidas vendidas en España y Portugal (ver comunicado). Es decir, 3.051 millones de litros en 2016, casi el doble que en 2015. Y lo grita a los cuatro vientos en el Día Mundial del Agua, ¡qué casualidad!, para reafirmar que es muy verde y se compromete con la protección del medio ambiente. Un tema que le preocupa mucho, al igual que la salud (le da miedo, claro está, el impuesto a los refrescos que se está poniendo en marcha en diversos países). Eso le importa más que los trabajadores, pues el conflicto laboral dura ya más de tres años y aún no se ve cercano su fin. Mientras, exprime a la 'megaembotelladora' europea -forzando y aumentando el dividendo, cómo no- y la planta de Fuenlabrada continúa siendo un centro logístico fallido con poca carga de trabajo. En nada se parece a lo que prometieron y lejos han quedado los años en que dicha fábrica se consideraba un modelo y era visitada por los directivos de la multinacional de Atlanta cuando venían a Europa. Cristina Martín [email protected]