• El argentino es director de Coca-Cola Iberia desde junio, tras los traslados de Jorge Garduño y Manuel Arroyo.
  • Para él, la relevancia de España se ve en que sus líderes, después de mandar aquí, "tienen roles relevantes a nivel mundial".
  • Y si no que se lo digan a Marcos de Quinto… que llegó a estar al frente del marketing mundial y a ser vicepresidente.
  • Pero ya saben que la marca no trata igual a los 'curritos': ERE con beneficios, cierre de plantas y cargarse Fuenlabrada.
  • ¡Cómo no! Critica el impuesto al azúcar: no mejora la obesidad, pero "puede tener un impacto económico importante".
  • Y presume de cuidar la naturaleza: devuelven el 100% del agua que usan. Ecologismo interesado: sin agua como materia prima no hay negocio.
Juan Ignacio de Elizalde (en la imagen), el director de Coca-Cola Iberia, es un 'fiel discípulo' del guión marcado por la multinacional de Atlanta, como puede verse en el primer número de Empresario (páginas 40 a 45), la nueva revista trimestral de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE). Y es que ha alabado la relevancia de España, ¡linda teoría! que no se ve en la práctica en la planta de Fuenlabrada (Madrid). Pero es lógico que el argentino De Elizalde sea un 'fiel discípulo' de Coca-Cola, al fin y al cabo lleva 15 años trabajando en distintos puestos de la compañía. Se puso al frente de la marca en el mercado ibérico (España y Portugal) el pasado junio, con los deberes hechos: presumiendo de lo mucho que se mimaba a nuestro país. En concreto, era el tercer hombre que asumía dicha responsabilidad en unos meses, tras los traslados de sus antecesores, Jorge Garduño y Manuel Arroyo. Para De Elizalde, la relevancia de España se ve en que sus líderes, después de mandar aquí, "tienen roles relevantes a nivel mundial". Arroyo está ahora al mando de "uno de los negocios más grandes" de Coca-Cola, México, y Garduño gestiona otro 'grande', Japón. Una relevancia que conoce muy bien el español Marcos de Quinto… que llegó a estar al frente del marketing mundial y a ocupar la silla de vicepresidente. Pero ya saben que la marca no trata igual a los 'curritos': basta recordar el ERE con beneficios, el cierre de tres plantas (Colloto, Alicante y Palma de Mallorca) y el hecho de cargarse Fuenlabrada (planta puntera, hoy convertida en un centro logístico fallido). Claro que alguno dirá que todas estas 'lindezas' no las hizo Coca-Cola, sino su embotellador ibérico -hoy integrado en la 'megaembotelladora' europea que preside Sol Daurella-… pues ojo, porque De Elizalde ha afirmado "trabajo con el equipo de España y el embotellador para que España siga siendo un líder, un icono para la compañía a nivel mundial". Por tanto, ninguna duda del mano a mano con mamá Daurella, que también pasó de España a tener una posición relevante mundial. Al mismo tiempo, el director de Coca-Cola Iberia presume de fórmula secreta, del "trabajo que hacen todos los empleados" y de que "el 99% de lo que vendemos en España se fabrica aquí". Eso sí, no en las 11 fábricas que tenía antes del ERE con beneficios sino en siete: A Coruña, Bilbao, Barcelona, Málaga, Sevilla, Santa Cruz de Tenerife y Valencia. Además, considera que pueden hacer mucho más para que las cadenas logísticas sean más eficientes… ¿Está pensando en más ajustes? Quizá debería valorar que cargarse Fuenlabrada no fue una gran idea porque ahora los refrescos viajan miles de kilómetros (aumentando los costes de transporte) y desde un punto de vista lógico tiene mucho más sentido una distribución comercial desde el centro del país al resto que desde las puntas a todo el territorio nacional. ¡Cómo no! De Elizalde ha criticado el impuesto al azúcar, pues "está demostrado" que aplicarlo a un refresco "no mejora la tasa de obesidad, pero sí puede tener un impacto económico importante". Eso sí, ha subrayado que no tienen "nada en contra de los impuestos […] pero abogamos por un sistema que sea lo más justo posible". ¡Como si hacer un ERE con beneficios fuera también justo…! Y por último, De Elizalde ha presumido de cuidar la naturaleza porque ya devuelven el 100% del agua que usan. Pero no es más que un ecologismo interesado: "si no tenemos agua como materia prima no tenemos negocio". Cristina Martín [email protected]