• Este consejero independiente anunció su dimisión en mayo, que sería efectiva en septiembre.
  • Pero cambia de idea, tras las nuevas circunstancias y la petición de Coca-Cola European Partners.
  • Los resultados pueden tener algo que ver… La 'megaembotelladora' gana y vende más.
  • Todo lo contrario de lo que le sucede a la multinacional de Atlanta.
  • Y ojo, si hay más beneficio, puede haber más dividendo e incluso mayor retribución.
Este miércoles, hay que referir el viaje de ida y vuelta de Garry Watts (en la imagen), que ha decidido quedarse en su silla del consejo de administración de la 'megaembotelladora' europea de Coca-Cola. Es decir, en Coca-Cola European Partners (CCEP), que está presidida por la española Sol Daurella. Watts es consejero no ejecutivo independiente de CCEP desde el 28 de abril de 2016, pero el pasado mayo anunció su dimisión, la cual sería efectiva a partir del próximo 30 de septiembre. Sin embargo, ahora ha cambiado de idea porque las circunstancias son distintas y la 'megaembotelladora' europea le ha pedido que se quede "durante más tiempo", según la información remitida a la CNMV. Y finalmente, el británico ha decidido no marcharse. "Quisiera agradecer a Garry que haya aceptado seguir sirviendo a Coca-Cola European Partners. El consejo valora mucho su contribución", ha señalado Sol Daurella. Los resultados de la 'megaembotelladora' europea pueden tener algo que ver en el cambio de idea de Watts. Y es que se trata de un gran chollo porque gana y vende más, como se ha visto en sus cifras del primer semestre. Es decir, todo lo contrario de lo que le sucede a la multinacional de Atlanta. Y ojo, si hay más beneficio en CCEP, podría haber más dividendo e incluso una mayor retribución del Consejo. Algo que no es baladí, pues Watts preside el comité de auditoría (o sea, conoce muy bien los números del gigante europeo) y es miembro de la comisión de retribuciones. El tiempo lo dirá. Cristina Martín [email protected]