• Por fin llega esta decisión, después de que hace un mes el Tribunal Supremo ratificara la sentencia de la Audiencia Nacional que declaraba nulo el ERE.
  • Es fruto de las reuniones que Coca-Cola Iberian Partners ha tenido con representantes sindicales. En cuatro meses, dicho centro logístico e industrial volverá a funcionar.
  • El embotellador que preside Sol Daurella también permitirá regresar a sus puestos de trabajo a 820 personas, de las cuales 250 podrán reincorporarse a la planta fuenlabreña.
  • Suerte distinta corren las fábricas de Colloto (Asturias), Palma de Mallorca y Alicante que se encuentran totalmente cerradas y no volverán a abrir sus puertas.
  • Además, se estudia que los empleados de estos tres centros se puedan reincorporar a los centros de trabajo que mantengan actividad y se encuentren en su misma ciudad.
Por fin, llega una noticia que todos esperábamos. Y es que el embotellador único español de la 'marca de la felicidad', Coca-Cola Iberian Partners (CCIP), ha dejado atrás su tozudez y ha decidido reabrir la planta de Fuenlabrada. Una decisión que llega después de que hace casi un mes el Tribunal Supremo (TS) ratificara la sentencia de la Audiencia Nacional (AN) que declaraba nulo el ERE. Recuerden que el conflicto dura ya 16 meses. Todo comenzó cuando el embotellador único español que preside la poderosa Sol Daurella, decidió presentar un ERE con beneficios, que afectaba a 1.190 empleados y conllevaba el cierre de cuatro plantas. Precisamente, el 'cerrojazo' a la fábrica de Fuenlabrada ha sido uno de los puntos más controvertidos del conflicto, pues CCIP ha intentado su desmantelamiento, mientras trabajadores y sindicatos han peleado con uñas y dientes por su reapertura. Y es que, como ya contara Hispanidad, el cierre de la planta de Fuenlabrada se debió meramente a una cuestión política, pues no había razones económicas ni organizativas que justificaran la deslocalización de la producción de Madrid a Barcelona. Es más, era la segunda fábrica más productiva de Coca-Cola en Europa, después de la de Lyon (Francia). Tampoco estaba desfasada, ya que hace dos años tuvo una inversión tecnológica de 20 millones de euros, y además era la que siempre se ponía de ejemplo cuando los directivos de Atlanta (EEUU) venían a Europa. El hecho de que ahora CCIP haya optado por reabrir la planta fuenlabreña es fruto de las reuniones que ha tenido con representantes sindicales y en las cuales, afortunadamente y a diferencia de lo que ha sucedido en anteriores ocasiones, se ha llegado a un acuerdo satisfactorio para éstos y los trabajadores. En concreto, el centro logístico e industrial situado en Fuenlabrada volverá a funcionar en cuatro meses. Paralelamente a esta reapertura, el embotellador permitirá regresar a sus puestos de trabajo a 820 personas, de las cuales 250 podrán reincorporarse a la planta fuenlabreña. Sin embargo, no han corrido la misma suerte las otras tres fábricas afectadas por el ERE -las de Colloto (Asturias), Palma de Mallorca y Alicante-, que se encuentran totalmente cerradas y no volverán a abrir sus puertas. Además, CCIP estudia que los empleados de estos tres centros se puedan reincorporar a los centros de trabajo que mantengan actividad y se encuentren en su misma ciudad. Parece que ahora sí, por fin, después de 16 meses, estamos más cerca de que el culebrón de Coca-Cola en España escriba las palabras The end. Cristina Martín [email protected]