• Y tampoco pone límites a las remuneraciones.
  • Las retribuciones sólo se votarán en la junta de manera consultiva, como hasta ahora.
  • Las indemnizaciones a los altos directivos no podrán exceder dos anualidades.
  • Si no cumplen los objetivos, los directivos deberán devolver el bonus.
  • Al menos la mitad de los consejeros deberán ser independientes y, en 2020, el 30% de los consejeros deberán ser mujeres.

El nuevo código de buen gobierno, presentado este martes por Elvira Rodríguez (en la imagen), ha decepcionado. Claro que no a todos. Ha decepcionado a Juan Español, que posee acciones de una empresa -es, por tanto, dueño de una parte de esa compañía-, pero ve que su opinión y su voto no cuentan para nada en las juntas de accionistas. Sobre todo en un punto clave: la remuneración de los consejeros.

Eso va a seguir siendo así. El nuevo código no ha avanzado nada y nuestro Juan Español, lo único que podrá hacer, como hasta ahora, es votar para mostrar su descontento con el sueldazo de los consejeros. El texto presentado por la presidenta de la CNMV tampoco pone límites a esas retribuciones, tal y como se había especulado durante los trabajos de preparación del documento.

Es una lástima, porque se ha desaprovechado una ocasión histórica -justo ahora, cuando la economía se está recuperando y los directivos se suben los sueldos- para otorgar todo el poder de las remuneraciones a los propietarios de las compañías, esto es, a los accionistas.

Al margen de esto, el nuevo código establece que las indemnizaciones a los consejeros no deben superar el equivalente a la retribución total de dos años. Además, se recomienda que no se abone hasta comprobar que el consejero ha cumplido con los criterios de rendimiento previamente establecidos. Por otra parte, si no se cumplen los objetivos, los directivos deberán devolver el bonus.

Más recomendaciones, que eso es lo que aporta el documento. Al menos la mitad de los consejeros deberán ser independientes y, en 2020, el 30% de los miembros del consejo de administración deberán ser mujeres. ¿Y si no se cumple? La empresa que no lo haga tendrá que exponer sus razones. Es decir, no pasa nada.

Pablo Ferrer

[email protected]