• Es más, el partido que lidera Albert Rivera quiere una ley de plazos y supuestos, que es la vía para el aborto libre. 
  • No obstante, dice que "el aborto no es un derecho". Menos da una piedra.
  • En relación a la familia, ayudarán a que la clase media tenga "salarios dignos" y van a "apoyar más a las familias con más hijos", según anunció el economista Luis Garicano.
  • Se puede decir que apuesta por la libertad de enseñanza, el bien común, y la libertad religiosa, en cierta manera, pues quiere "volver a poner de moda valores civiles y constitucionales".
  • Hace temblar al PP y saca provecho a las críticas de los 'populares'. Rafael Hernando menosprecia a Rivera llamándole "el naranjito" y #YoSoyNaranjito se convierte en trendic topic.

En estos momentos, en la política de nuestro país, Ciudadanos (C's) es el partido con mayor protagonismo, tras su salto de la política catalana a la nacional. Es más, ha logrado incluso hacerle sombra a Podemos, cuya fama está ahora algo estancada por los 'líos' fiscales de sus tres principales caras (Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero e Íñigo Errejón). Pero no sólo eso, el partido que lidera Albert Rivera (en la imagen posando con Naranjito, la mascota del Mundial de Fútbol de 1982), ha logrado hacer temblar al PP mucho más que la formación de color morado, y las críticas de los 'populares' lo han aupado aún más.

Este auge de su popularidad se debe a varias razones, sobre todo a tres. En primer lugar, al igual que sucede en el caso de Podemos, a su fuerte presencia en las redes sociales. Segundo, a que el pasado 17 de febrero presentó la primera parte de sus propuestas económicas, con las que explicó el "cambio profundo y sensato" que abandera. Y en tercer término, el hecho de que se va haciendo notar cada vez más en las encuestas.

En concreto, en el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) obtuvo un 3,1%, convirtiéndose en la sexta fuerza política, por delante de CiU (3%); y en el sondeo que este mismo organismo hizo para Andalucía, logró cinco escaños, igual o incluso más que IU (cuatro-cinco). Pero no sólo el partido va bien en las encuestas, también Rivera: fue el único que aprobó ( 12) en valoración de su actuación política, en la encuesta publicada por El País y elaborada por Metroscopia hace casi un mes.

Por todo lo comentado y por la cercanía de la primera cita con las urnas de este año 'multielectoral', que tendrá lugar el próximo día 22 en Andalucía, conviene hacer un repaso de la postura que tiene C's en materia de principios no negociables. Es decir, vida, familia, libertad de enseñanza, bien común y un quinto que añade Hispanidad: libertad religiosa.

Empecemos por el derecho a la vida. Los del partido naranja o también conocidos como 'naranjitos' y mucho más a raíz de la metedura de pata del portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, no defienden este principio tan valioso al 100%, más bien lo defiende a su manera, como diría la canción My way de Frank Sinatra. No olviden que el 'popular' intentó menospreciar a Rivera llamándole "el naranjito" por el color de su partido, pero provocó justo lo contrario: C's vio en la crítica una oportunidad y sacó provecho porque #YoSoyCiudadano se convirtió en trendic topic. "Si no existiera Hernando, Carlos Floriano o María Dolores de Cospedad, habría que inventarlos porque nos dan grandes tardes y guiñoles desde la portavocía del Gobierno o del PP", dijo el líder de Ciudadanos a los medios. "Que sigan así porque cada vez que un portavoz del PP abre la boca seguimos subiendo en las encuestas". 

Volvamos al tema de la vida. Albert Rivera afirmó el pasado martes, en el Foro ABC-Deloitte, que "el aborto no es un derecho". Esto es positivo, pero no significa estar a favor de la vida en toda circunstancia, pues el político barcelonés defendió una ley que combine los plazos con los supuestos, tal y como hacen el 80% de las legislaciones europeas.

Ciudadanos es partidario de exigir que las menores de edad que decidan abortar  informen a sus padres. No se dan más detalles, pero el hecho de que las menores puedan decidir supone un contraste con el 'mini-cambio' propuesto por el PP, según el cual, las menores de edad que quieran abortar deben contar con el consentimiento paterno, no sólo darles información. Sin embargo, ve el aborto como "un fracaso de la sociedad en general", además de una experiencia "dramática y complicada".

En cuanto a la familia, no se conocen propuestas concretas, pero está claro que si no se defiende la vida al 100% tampoco se apoya a la familia en este mismo porcentaje. Sin embargo, algunas de sus propuestas económicas, conocidas hasta ahora, sí podrían beneficiar a este colectivo.

Por ejemplo, C's pretende luchar contra la precariedad y el sobre-endeudamiento, ayudando sobre todo a la clase media, que define como el "fundamento de la democracia". ¿Cómo? Fomentando que sólo exista un único contrato, de carácter indefinido, y apostando por que los trabajadores tengan "salarios dignos", incluyendo un "complemento salarial anual" en función de los ingresos y la situación familiar para los que tengan los sueldos más bajos y los empleos más precarios. "Vamos a apoyar más a las familias con más hijos", anunció el economista y uno de los artífices del Programa Económico del partido, Luis Garicano.

Sobre la libertad de enseñanza, cabe destacar que Ciudadanos apuesta por la regeneración democrática, sin renegar de la Transición y quiere "volver a poner de moda valores civiles y constitucionales", es decir, la libertad, la igualdad, la unión y la solidaridad (relacionada con el bien común). De hecho, Rivera siempre suele decir que "la libertad sin igualdad es insostenible y la igualdad sin libertad es insoportable". En materia educativa, reclama un pacto por la educación (cambiar el modelo memorístico, inglés vehicular y formación como factor de valor añadido en la economía). Además defiende que se garanticen los derechos lingüísticos en Cataluña y se pueda estudiar también en castellano, pues C's es un partido catalán, español y europeo.

En relación a la libertad religiosa, la postura huele mal. Se definen como un partido laico, defensor de una separación clara entre Iglesia y Estado. Cuando sucedió el atentado contra el semanario francés Charlie Hebdo, Rivera pidió "no confundir la libertad religiosa con el yihadismo" y dijo que "los países occidentales deben perseguir, vigilar y controlar la captación de jóvenes en las mezquitas para combatir los radicalismos ideológicos desde la raíz".

Cristina Martín

[email protected]