• El respaldo a los populares desciende del 33,71% al 32,5%, según el último barómetro del CIS (primera quincena de julio).
  • Los socialistas son la excepción, al mejorar su apoyo en algo más de un punto, del 22% al 23,1%.
  • Unidos Podemos se aleja más todavía del sorpasso -baja del 21,1% al 19,6% de los votos- y Ciudadanos, del 13,5% al 12%.
  • Nada cambia, en esencia, del resultado de las elecciones de junio, salvo en Cataluña: ERC come más terreno a Mas.
  • Pero a los partidos no les llega el mensaje; no se mueven un milímetro de su discurso para evitar unas terceras elecciones.
El PP volvería a ganar las elecciones generales si volvieran a repetirse. O sea, seguiríamos en las mismas: no cambiaría nada de lo que ahora está en la agenda de intenciones y frenos de unos y otros para que Rajoy pueda formar Gobierno. Lo muestra el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) publicado este lunes, el primero tras las elecciones de 26 de junio. Leánlo de otro modo: el único modo de salir del impasse de gobernabilidad actual (la aritmética manda) es que los partidos se pongan las pilas para llegar a un acuerdo. La encuesta fue realizada durante las dos primeras semanas de julio, algo más tarde, por tanto, del 26-J, antes de que se iniciara la ronda de contactos de Rajoy con los partidos. Los resultados son los siguientes. El PP se mantiene como primera fuerza, con un apoyo electoral del 33,71%, frente al 32,5%. El PSOE es el único que mejora, del 22% al 23,1%. Y los dos partidos emergentes caen, más en el caso de Unidos Podemos, que no consiguió superar a los socialistas con el cacareado sorpasso, que en el de Ciudadanos. La ultraizquierda baja del 21,1% al 19,6% de los votos -y la distancia con los socialistas se amplía a 3,5 puntos- y Ciudadanos, del 13% al 12%. La única sorpresa está en Cataluña, donde sigue la caída de los nacionalistas de Convergència frente a los independentistas de Esquerra Republicana. ERC pasa del 2,6% al 2,9% y el partido de Artur Mas, del 2% al 1,7%. En el País Vasco, el PNV sigue en el 1,2% y Bildu baja del 1% al 0,9%. Dicho todo lo dicho, ¿han cambiado los partidos al leer la encuesta? Decididamente no. Podemos sigue apelando a la responsabilidad del PSOE, Ciudadanos insiste en que, como mucho, la abstención en la investidura de Rajoy, el PSOE sigue enrocado en el no y el PP, por su lado, en que Rajoy no se someterá a la investidura si previamente no tiene garantizado los apoyos. Copia y pega. Es lo mismo que llevamos escuchando desde diciembre. El acertijo -o rompecabezas, si prefiere- sigue en el alero de los partidos. Esperar y ver. Andrés Velázquez [email protected]