• Pero que se pueda constituir un Gobierno constitucionalista es harina de otro costal.
  • La noticia más relevante es que la candidatura de Inés Arrimadas sería la más votada, con un 22,5% de las papeletas y 32 escaños.
  • Sin embargo, en escaños igualaría a Esquerra Republicana, que tendría un 20,8% de los votos y una estimación de 31-32 escaños.
  • Los separatistas se quedarían a un solo escaño de la mayoría absoluta.
  • Los partidos no independentistas superarían a los soberanistas en votos y en escaños; aunque la posibilidad de conformarse un bloque constitucionalista con mayoría en la Cámara se queda a ocho diputados.
  • Ciudadanos aumenta siete escaños respecto a las mismas elecciones y el PSC aumenta en cinco más.
  • El PP, por los suelos en Cataluña: pierde cuatro, de once a siete. Catalunya-en Comú-Podem pierde dos escaños y pasa de once a nueve.
Ciudadanos será el partido más votado en las elecciones del 21-D en Cataluña, según el sondeo preelectoral del CIS, con un 22,5% de los votos, por delante del 20,8% de ERC. Peor no se engañen: estos resultados no garantizan, ni de lejos, la formación de un Gobierno constitucionalista. El nuevo Parlament quedaría configurado así: ERC, 20,8% de votos y 32 escaños; Junts per Catalunya, 16,9% y 25-26; Ciudadanos, 22,5%, 31-32 escaños; PSC, 16% y 21 escaños; Catalunya en Comú, 8,6% y nueve diputados; PP, 5,8% y siete diputados y CUP, 6,7% y nueve diputados. El bloque independentista (Junts per Catalunya, ERC y CUP) perdería cinco escaños respecto a las elecciones de 2015. Ciudadanos aumenta siete escaños respecto a las mismas elecciones y el PSC aumenta en cinco más. El PP pierde cuatro, de 11 a siete. Catalunya-en Comú-Podem pierde dos escaños y pasa de 11 a nueve. Los independentistas se quedarían a un escaño de la mayoría absoluta. Mientras que los partidos no independentistas superarían a los soberanistas en votos y en escaños. Con todo, y pese a la victoria de Ciudadanos, la posibilidad de conformarse un bloque constitucionalista con mayoría en la Cámara se queda a ocho diputados. Ciudadanos sería la fuerza más votada en las provincias de Barcelona y Tarragona. ERC lo sería en Lleida, mientras que Junts per Catalunya sería el partido más con más apoyo en Girona. Un 84,6% de los encuestados afirma que con toda seguridad irá a votar, diez puntos por encima de la participación del 27- S de 2012, cuando ya se produjo un porcentaje de voto muy por encima del habitual en unas autonómicas. José Ángel Gutiérrez [email protected]