• Actualmente, los bancos piden doble autenticación a través del móvil para autorizar una compra realizada en internet.
  • El problema surge con el aumento de las compras hechas directamente con el móvil.
  • A esto hay que añadir que muchas tiendas no cumplen los mínimos requisitos de seguridad al no estar obligadas a ello.
  • El problema es serio: el cibercrimen aumenta un 12% en España cada año.
  • Y en Estados Unidos, un ciberataque ha afectado a la información personal de cuatro millones de empleados públicos.
El cibercrimen ya está aquí, y ha llegado para quedarse. A medida que surgen las amenazas y los ataques a través de internet, las administraciones públicas y las empresas instauran nuevas medidas de seguridad para evitar los robos de información o de dinero. Y los ciudadanos, ¿qué pueden hacer contra esto? Lo resume Manuel Medina, catedrático de la Universidad Politécnica de Cataluña y autor, junto a la periodista Mercè Molist, del libro Cibercrimen, (Tibidabo Ediciones): desconfiar. "Sin exagerar, pero una sana paranoia es recomendable en el ciberespacio", argumentan. portada cibercrimenEn esta carrera contra los ciberataques, el Banco Central Europeo pide a las entidades financieras que utilicen la doble autenticación, que se concreta en la utilización de contraseñas de un solo uso. Caso práctico: al pagar un artículo en internet y hacerlo con tarjeta, el banco envía un SMS al titular de la tarjeta, con un código que hay que introducir en la página web en cuestión. Esa es la doble autenticación. Sin embargo, según ha explicado Medina a Hispanidad, el problema surge con el aumento de las compras realizadas directamente con el móvil. En ese caso, la doble autenticación no cumple su función, ya que es el mismo aparato el que se utiliza para comprar y para confirmar la transacción. A esto hay que añadir el hecho de que muchas tiendas no cumplen los mínimos requisitos de seguridad. Y no lo hacen porque los establecimientos con poco volumen de negocio no están obligados a ello. Una vez más, la desconfianza del usuario juega un papel destacado. El problema es serio, aunque no lo parezca hasta que no nos toca de cerca. Pero el dato está ahí: el cibercrimen aumenta un 12% cada año en España, al mismo ritmo que lo hace en Europa. Otro dato a tener en cuenta: el cibercrimen representa ya el 80% de las estafas en nuestro país. Pero, como no podía ser de otra manera, tratándose de internet, el problema es global. Así, hemos visto cómo en Estados Unidos, un ciberataque ha afectado a la información personal de cuatro millones de funcionarios. Según las autoridades norteamericanas, los autores del ataque habrían sido piratas chinos, acusaciones que Pekín se ha apresurado a desmentir. Pablo Ferrer [email protected]