• El presidente del Gobierno se lo toma con calma.
  • Por contra, la gran coalición alemana de Merkel con la socialdemocracia fructificó en 15 días.
  • Es cierto que el PSOE nunca ha querido aliarse con el PP.
  • Pero también lo es que, por primera vez, los viejos socialistas abren la puerta a una unión para parar a Podemos.
La negociación en la bolsa española durante 2015 creció un 8,9% pero el índice bajó un 7%. Y los presagios para 2016 de los analistas no son buenos. En primer lugar, China ha hundido al mundo. Un país que ha pasado del comunismo al capitalismo financista sin clase media tenía que acabar así: en una explotación de los trabajadores y, al final, en un colapso de un mercado financiero que no puede ser alimentado por los ahorros de la clase media porque… carece de alimento alguno: el trabajador bastante hace con llegar a fin de mes. Todo el sistema chino está montado sobre salarios de supervivencia. En el caso español, no sólo China ha provocado que el año se inicie con la Bolsa de Madrid a la baja sino que, además, la lentitud en la formación de un nuevo gobierno no ayuda. Los inversores temen que el indolente Rajoy dé marcha atrás en reformas y recortes de la pasada legislatura. Y temen, también, al ambicioso e ignorante Pedro Sánchez (en la imagen). En Alemania, ante una situación similar, Angela Merkel llegó a un acuerdo con la socialdemocracia (lo que aquí sería un PP-PSOE) en cuestión de días. No parece el caso español. Y es cierto que en el PSOE siempre han pensado que una alianza con el PP beneficiaría a estos. Ahora bien, en estos momentos, los veteranos del PSOE están diciendo justamente eso a Pedro Sánchez. Incluso podría serle positivo. Pero él no escucha. Eulogio López [email protected]