• El crecimiento económico del gigante asiático en el cuarto trimestre fue del 6,8 por ciento su menor ritmo desde 2009.
  • Y el crecimiento de la economía china en el 2015 fue de un 6,9 por ciento, la menor tasa de crecimiento en un cuarto de siglo.
  • El modelo de los países emergentes, basado en la explotación laboral con salarios de miseria y jornadas agotadoras para producir más barato y exportar, da síntomas de agotamiento.
La economía de China creció un 6,8 por ciento en el cuarto trimestre frente al mismo período del año previo, en línea con las expectativas y a su ritmo más lento desde la crisis financiera global, lo que aumenta la presión para que Pekín aplique más medidas de estímulo ante los temores de una ralentización más severa, informa Reuters. La cifra representa la menor expansión desde el primer trimestre del 2009, cuando el crecimiento se desaceleró a un 6,2 por ciento. China, un importante motor del crecimiento global en los últimos años, ahora atraviesa por una desaceleración prolongada, lastrada por unas débiles exportaciones, un exceso de capacidad industrial, un enfriamiento de la inversión y un débil mercado inmobiliario. El crecimiento de la economía china en el 2015 fue de un 6,9 por ciento, casi en línea con la meta del Gobierno comunista de en torno a un 7 por ciento, pero esta fue la menor tasa de crecimiento en un cuarto de siglo. Y es que, como ha denunciado Hispanidad, China ha crecido hasta ahora al 10% con un sólo valor añadido con el Occidente: la explotación laboral. Salarios de miseria y jornadas agotadoras para producir más barato y exportar. Y cuando llega una crisis mundial y los clientes de los chinos ya no pueden comprarles sus baratos productos, los chinos se hunden. Por eso, esto no ha hecho más que empezarJosé Ángel Gutiérrez [email protected]