• Las estadounidenses crearon el mayor grupo químico del mundo, valorado en 130.000 millones de dólares.
  • Ahora, el gigante estatal asiático China National Chemical ofrece 40.000 millones, en efectivo, por la suiza Syngenta.
  • Hace un año, ya compró los fabricantes Pirelli (italiano) y Krauss Maffe (alemán), pero ahora se lanza a su mayor operación en el exterior.
  • El asalto a Syngenta no es el primero de la china y sigue al intento frustrado de Monsanto.
Dos meses después del anuncio de fusión de los dos gigantes químicos americanos Dupont y Dow Chemical, que da lugar al mayor grupo químico del mundo (DowDuPont), el siguiente gran paso en el sector lo da la compañía estatal China National Chemical (ChemChina) -un gigante, pero en Asia-, que ha presentado una oferta de compra por la compañía biotecnológica suiza Syngenta, con una importante cuota de negocio en EEUU. Y la comprará, aunque no es una operación exenta de riesgos y tendrá que pasar el visto bueno de los reguladores. Por cierto, Monsanto ya intentó comprar Syngenta, aunque desistió en agosto de 2015, del mismo modo que hace un año la propia ChemChina (ofreció 2.000 millones menos que ahora). En fin, una prueba de que la reestructuración en el sector químico no ha terminado. La propia dirección de la compañía, fuerte en pesticidas y semillas, ha señalado que "la oferta respeta los intereses de todas las partes y la recomienda unánimemente". ChemChina valora la suiza en 43.000 millones de dólares (unos 39.815 millones de euros). El efecto en bolsa ha sido fulminante, con una subida superior al 6%. Monsanto dio el puntapié inicial a la actual ola de consolidación. Después de un infructuoso cortejo de los inversionistas de Syngenta y de elevar la oferta a US$46.000 millones en efectivo y acciones, Monsanto abandonó el intento en agosto pasado. Muchos accionistas de la empresa suiza quedaron frustrados ante la brusca caída de las acciones de la compañía en medio del deterioro de la industria. Desde entonces, Syngenta ha revelado estar en conversaciones con múltiples empresas, dejando atrás su resistencia inicial a una venta. La compra, en efectivo, es la mayor que se ha planteado hasta ahora en el exterior ChemChina, que ya compró hace un año el fabricante italiano de neumáticos Pirelli por 7.900 millones de dólares, el fabricante alemán de maquinaria Krauss Maffee, por 1.000 millones, y una participación del 12% en la compañía suiza de energía solar Mercuria. ChemChina no cotiza en bolsa y en un caso singular de crecimiento a partir de las reformas del Gobierno chino en 2004. Según su página web su plantilla es de 140.000 trabajadores y en 2013 facturó 36.500 millones de dólares. Andrés Velázquez [email protected]