• El candidato conservador, Sebastián Piñera, ha ganado al senador Alejandro Guillier, abanderado de centro izquierda.
  • Piñera presidirá Chile entre 2018 y 2022, y sucede por segunda vez a la presidenta Michelle Bachelet.
  • Bachelet logró aprobar el aborto y tenía en trámite el matrimonio homosexual y la promoción de la ideología de género.
El candidato conservador, Sebastián Piñera, ha ganado en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Chile celebrada este domingo y vuelve a la Jefatura del Estado, que ya ocupó entre 2010 y 2014. Piñera ha obtenido el 54,57 % de los votos frente al 45,43 % del aspirante oficialista, el senador Alejandro Guillier, abanderado de centro izquierda, informa RTVE. De este modo, Piñera presidirá el país sudamericano entre 2018 y 2022, y sucede por segunda vez a Michelle Bachelet, con quien se reúne este lunes para preparar el traspaso de poderes. Poco después de conocerse el resultado, ambos candidatos han comparecido juntos y, pese a la áspera campaña electoral, se han comprometido a trabajar por el bien del país. "Chile necesita acuerdos más que enfrentamientos", ha dicho Piñera al anunciar su intención de "conversar con tranquilidad", más adelante, con quien fue su rival en estos comicios. En lo que respecta a los principios no negociables para la actuación coherente del cristiano en política, establecidos por el Papa Benedicto XVI  -respeto y la defensa de la vida humana, desde su concepción hasta su fin natural; la familia fundada en el matrimonio entre hombre y mujer; la libertad de educación de los hijos y la promoción del bien común en todas sus formas-, Piñera se opone al aborto y se declaró en contra del matrimonio homosexual. Mientras que Guillier es abortista y partidario del matrimonio homosexual. Así que proyectos de la anterior presidenta Michelle Bachelet, como el matrimonio homosexual, la adopción homosexual o la identidad de género, que están aún en trámite, podrían no ver la luz en estos cuatro años de mandato. José Ángel Gutiérrez [email protected]