• En concreto, su hijo Sebastián Dávalos Bachelet, investigado por un caso de tráfico de influencias, podría estar planificando su huida a Paraguay.
  • Y encima el 67% de los chilenos desaprueba la gestión del Gobierno de la presidenta Bachelet.
El gobierno chileno reconoció este jueves que el laureado poeta Pablo Neruda pudo haber sido asesinado después del golpe de Estado de 1973 que llevó al general Augusto Pinochet al poder, recoge AP. El Ministerio del Interior y Seguridad Pública de Chile emitió un comunicado que reconoció la existencia de un documento del Ministerio fechado en marzo de este año, que el diario español El País obtuvo y publicó el jueves. De acuerdo con el documento, "resulta claramente posible y altamente probable la intervención de terceros en la muerte de D. Pablo Neruda". Sin embargo, el Programa de Derechos Humanos del Ministerio subrayó que las investigaciones siguen en curso y no se ha llegado a una conclusión. Da la casualidad de que esta semana, la presidenta chilena Michelle Bachelet participó en la clausura del Primer Encuentro Internacional "Pensando América Latina – Convergencia en la diversidad", donde destacó que "los numerosos casos de opacidad o, derechamente, de corrupción en la relación entre dinero y política, han exacerbado la desafección política de la ciudadanía, lo que es un obstáculo para hacer los cambios de manera participativa y democrática" , dijo, informa Bio Bio. Y tiene toda la razón la presidenta chilena. Por ejemplo: su hijo Sebastián Dávalos Bachelet (en la imagen), que es investigado en su país por un caso de tráfico de influencias, podría estar planificando su huida a Paraguay, cuenta ABC de Paraguay. El hijo mayor de la Mandataria chilena es investigado en su país por "tráfico de influencias" y "uso de información privilegiada" en beneficio de una empresa a nombre de su esposa, Natalia Compagnon. Y a ello se añade que la desaprobación de los chilenos al gobierno de Bachelet se ubicó en el 67 por ciento en la última medición, informa Xinhua. Conclusión: es altamente sospechoso que salga ahora el caso de Neruda cuando la administración de la mandataria chilena está seriamente afectada por los casos de corrupción denunciados en el interior del gobierno en el país sudamericano. Andrés Velázquez [email protected]