• El Senado aprobó despenalizar el aborto en caso riesgo para la madre, en caso de violación y en caso de inviabilidad del feto.
  • El articulado pasa ahora a la Cámara de Diputados, donde podría lograr su aprobación.
  • Chile es actualmente uno de los pocos países que no permite el aborto en ningún caso.
El Senado chileno aprobó en la madrugada del miércoles despenalizar el aborto en tres casos, dejando al proyecto impulsado por la presidenta Michelle Bachelet a un paso de convertirse en ley, publica Infobae. Tras horas de tenso debate y más de dos años de tramitación, los senadores aprobaron despenalizar el aborto en caso de riesgo de vida para la madre (20 votos a favor, 14 en contra), inviabilidad del feto (19 contra 14 ) y violación (18 contra 16). El articulado pasa ahora a la Cámara de Diputados, donde podría lograr su aprobación. "Se aprobaron las tres causales que es la principal lucha (…) es un gran aporte a la historia de Chile", dijo a la AFP Claudia Dides, vocera de la Corporación por los Derechos Sexuales y Reproductivos (Miles), minutos después de concluida la votación que despertó aplausos por los defensores del proyecto que asistieron a las gradas del Congreso. El debate continuaba para definir puntos clave del proyecto, como el alcance de la objeción de conciencia y la participación de los padres en caso de menores, entre otros. La derecha opositora anunció que enviará el proyecto a revisión del Tribunal Constitucional, al considerar que vulnera la protección del niño que está por nacer. Hasta 1989 y por más de 50 años, el aborto estuvo permitido en Chile en casos de peligro de vida para la madre o inviabilidad del feto. Pero antes de dejar el poder, el ex dictador Augusto Pinochet (1973-1990) lo prohibió, manteniéndose esa decisión inalterada durante más de dos décadas. Así que Chile es actualmente uno de los pocos países que no permite el aborto en ningún caso. Y con este paso, está a punto de convertirse en otro país de cultura de la muerte. El derecho a la vida del no nacido corre ya serio peligro… José Ángel Gutiérrez [email protected]