• Otro paso cargado de ingeniería social: obliga a los colegios a implementar baños y duchas transexuales.
  • Además, el Gobierno de Chile ultima una ley del aborto que ha provocado un gran rechazo popular.
El Gobierno de Michelle Bachelet (en la imagen) sigue implantando su ingeniería social en Chile. Como se sabe, está preparando una ley del aborto que ha provocado un gran rechazo popular. pero a ello, ahora hay que añadir que está imponiendo la ideología de género. La última gran polémica se ha producido con la decisión de las autoridades educativas chilenas, que ha enviado una circular a todos los colegios del país que tiene como objetivo implantar una serie de medidas para garantizar los derechos de "niñas, niños y estudiantes trans", lo que fue calificado por la Conferencia Episcopal de Chile (CECh) como una "imposición" de un proceso que aún debe ser "deliberado", publica Aciprensa. El pasado 28 de abril, el organismo estatal envió una circular dirigida a los directores de los colegios en Chile, bajo el pretexto de la "inclusión y justicia social" contenidos en la Reforma Educacional que se debate en el país. Las medidas promueven que el estudiante sea llamado por su "nombre social" y se mantenga el nombre legal en la documentación y su "derecho a utilizar el uniforme, ropa deportiva y/o accesorios que considere adecuado a su identidad de género". También, los colegios deberán facilitar el uso de "baños inclusivos" u otras alternativas "de acuerdo al proceso que estén viviendo" y previo acuerdo con la familia y "promover espacios de reflexión, orientación, capacitación, acompañamiento y apoyo" en la materia a la comunidad educativa. La circular es de carácter obligatorio, por lo que los colegios deben tomar las "medidas administrativas, sociales y educativas apropiadas para proteger y garantizar los derechos" y la "vulneración de uno o varios" de ellos "constituye una infracción de suma gravedad", describe el texto. La publicación de la circular se da en el contexto de dos discusiones actuales de temática infantil: la discusión en primera instancia del proyecto de ley de Identidad de género que permitiría el cambio de nombre y sexo en el Registro Civil para mayores de 18 años. La segunda es la discusión en primera instancia del proyecto 'Sistema de Garantías de los Derechos de la Niñez' que crearía normas y políticas  destinadas a respetar, promover y proteger el desarrollo físico, mental, espiritual, moral, cultural y social de los niños. El documento de la Superintendencia de Educación de Chile también fue publicado con las "Orientaciones para la Inclusión de Personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex" con el objetivo de "apoyar el desarrollo de prácticas respetuosas e inclusivas" al interior de los establecimientos. En rueda de prensa y luego del término 113° asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal de Chile, el Obispo de San Bernardo, Mons. Juan Ignacio González, expresó que el documento "impone por la vía administrativa a todos los colegios de Chile una serie de prácticas que ni siquiera están aprobadas por la ley y están en discusión en el parlamento". "Eso sale fuera de toda lógica en un proceso que tiene que ser deliberativo y democrático no puede imponerse por la vía de una autoridad administrativa", agregó Mons. González. En tanto, el Presidente del Área Educación de la CECh, Mons. Héctor Vargas, dijo al diario El Mercurio, que la circular "fue totalmente inconsulta. Nunca se conversó con los colegios. No hubo posibilidades de reflexionar sobre el tema". El también Obispo de Temuco expresó que es "inaceptable esta metodología que instala temas al interior de la comunidad educativa de manera taxativa y con un lenguaje sancionatorio". Pero Bachelet no hace otra cosa que seguir las directrices del Nuevo Orden Mundial para su país: implantar leyes que atentan contra la ley natural, como el aborto o la ideología de género. Recordemos:  la ideología de género –que propugna que cada uno puede elegir su sexo con independencia de su biología-  es una de las obsesiones del Nuevo Orden Mundial y busca implantarla en todo el mundo. Porque si es una anécdota ser hombre o mujer, entonces la familia no tiene sentido. O sea, para destruir la familia. O dicho de otra forma, para romper el esquema natural: "matrimonio-amor-sexualidad (varón y mujer)-procreación".   José Ángel Gutiérrez [email protected]