• ¿Con Arrimadas como fracaso previo?
  • El Tripartito consistiría en renunciar al DUI y aferrarse al referéndum.
  • Que viene a ser lo mismo.
  • Pero los separatistas no están dispuestos a convertir en presidente a Domenech, la quinta fuerza política.
  • En el PP continúa el rumor sordo: el 155 no ha servido para nada.
  • Mientras, el independentismo exhala: ahora o nunca.
Podemos necesita tocar poder. Lo consiguió en las municipales y gracias al espíritu vengativo de Pedro Sánchez. Ahora desgobierna Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza, etc., es decir, las grandes capitales, gracias a un Pedro Sánchez que laminó al PSOE. En Cataluña ya ha pinchado en hueso: una debacle de candidatos de Ada Colau y Pablo Iglesias, pero que le dejan como bisagra. Por ejemplo, si ERC y la antigua Convergencia pretenden desprenderse de los majaderos de la CUP con Podemos podría hacerlo, sólo que con 8 diputados frente a los 66 que suman ERC y Juntos por Cataluña parece mucho. Ahora bien, la alternativa es una investidura por plasma, telemática. Y con el cobardón de Puigdemont en Bruselas. Un esperpento, sí, pero la verdad es que en la política catalana hemos visto ya unos cuantos. A esto unan que Ciudadanos sufre ahora lo que sufrió Rajoy durante el primer semestre de 2016: ganar unas elecciones y no poder gobernar. Algo muy molesto. Además, los independentistas tienen prisa. Sí, las elecciones las ganó Ciudadanos, pero su siempre frágil mayoría ha quedado frustrada y mermada. Poquito sí, pero si hablan en serio, ya no podrán hablar de mayoría. En cualquier caso, Arrimadas sí debería intentar la investidura y fracasar en el intento, Por de pronto, seguiríamos ganando tiempo. Es ahora o nunca. Y será nunca pero les aseguro que seguirán dando la pelmada. Al menos, como siempre. La próxima cita la anunciaba Mariano Rajoy en la mañana del viernes: el 17 de enero de 2018 se abre el Parlamento para la siguiente legislatura… catalana. Eulogio López [email protected]