• Los franceses no quieren líos políticos en nuestro país.
  • Agbar, con personalidad jurídica, sin embargo, mantiene su sede en Barcelona.
  • Aguas de Barcelona aún forma parte del Grupo Caixa, en cuanto Criteria ha entrado en la matriz gala, donde Isidro Fainé es consejero.
  • Y el catalán Ángel Simón, no nacionalista, lidera casi el 50% de todo el perímetro Suez Environnement.
  • Y lo más importante, claro: que la marcha de Suez a Madrid sea imitada por otras compañías.
  • Y todo esto supone un ejemplo arquetípico de lo que ocurre en Cataluña, donde ni tan siquiera se sabe si los independentistas quieren la independencia.
Suez Environenment, la primera compañía francesa de agua y medioambiente, ha decidido trasladar su sede social en España de Barcelona a Madrid. Lo ha hecho discretamente pero con su gesto ha dejado claro que no le gusta el nacionalismo catalán. El ejemplo resulta arquetípico, porque Suez es la propietaria de Aguas de Barcelona, que mantiene personalidad jurídica y ambiente en la sede en Barcelona. De hecho, en Agbar se consideran miembro del grupo industrial Caixa. No en vano, Criteria Holding posee cerca de l5% de la matriz francesa. Isidro Fainé es consejero y Ángel Simón, el hombre de Agbar es una catalán, no nacionalista, que gestiona casi el 50% de todo el negocio de Suez, empresa liderada por Jean-Louis Chaussade. En cualquier caso, aprovechando la marcha de la Torre Agbar (en la imagen) Suez se ha marchado a la capital aunque Agbar se haya trasladado a otras oficinas en la propia Barcelona, que no en vano se llama Aguas de Barcelona. Y lo más importante, claro: que la marcha de Suez a Madrid sea imitada por otras compañías. Por otra parte, la marcha de Suez es sintomática de lo que ahora mismo ocurre en Cataluña, donde da la impresión de que nada es lo que parece. Por  ejemplo, da la impresión de que muchos independentistas, los procedentes de Convergencia, solicitan la independencia sin quererla de veras mientras sus colegas de Ezquerra o la CUP la piden enserio pero son incapaces de afrontar sus consecuencias. Como muestra un botón: la declaración de Artur Mas sobre la creación de un Banco Central catalán. Precisamente ahora que el Banco de España se queda en nada, Mas quiere crear el banco central de la República de Catalunya. Eulogio López [email protected]